Compartir

Por Jennifer González Covarrubias (México D. F., México). Una de las estrellas de la lucha libre profesional de México, el “Hijo del Perro Aguayo”, falleció la madrugada de este sábado 21 de marzo a los 35 años por una fulminante patada en el cuello que recibió en el ring la noche del viernes en Tijuana (noroeste) provocándole traumatismo cervical.

“La lucha libre mexicana está de luto por el fallecimiento de uno de sus talentos estrella”, que destacó por su “estilo desenfadado y espectacular” y se ubicó “en el grupo de favoritos de la afición a la lucha libre”, dijo en un comunicado Lucha Libre AAA, la empresa para la que trabajaba.

El “Hijo del Perro Aguayo”, cuyo verdadero nombre era Pedro Aguayo Ramírez, era el “vástago del miembro del Salón de la Fama AAA ‘El Perro Aguayo'”, Pedro Aguayo Damián, quien fue una de las figuras más vanagloriadas de la lucha libre mexicana en la década de 1990, destacó el comunicado.

“Su debut dentro de los encordados de (la empresa Lucha Libre) AAA sucedió el 18 de junio de 1995 a la edad de 15 años”, rememoró la firma.

La Comisión Nacional de Deporte de México (CONADE) lamentó también el deceso del luchador, popular igualmente con el apodo de “El líder de la jauría”.

“Todo un profesional de la lucha libre. QEPD.”, apuntó la CONADE en su cuenta de Twitter.

En un video difundido en redes sociales del combate del viernes en la noche en el Auditorio Municipal Fausto Gutiérrez Moreno de Tijuana, estado de Baja California (fronterizo con Estados Unidos), se observa el momento en el que el “Hijo del Perro Aguayo” cae inconsciente sobre las cuerdas tras recibir una patada del luchador Rey Misterio Jr.

ABATIDO EMOCIONALMENTE

“Apenas se formaba una amistad de hermanos (…) me pregunto por qué y no lo entiendo, te extrañaré y te llevaré conmigo el resto de mi vida”, escribió en su cuenta de Twitter Rey Misterio Jr. El mensaje fue reenviado por usuarios de esa red más de 3.000 veces.

Aguayo Ramírez quedó colgando varios minutos de una de las cuerdas del ring mientras su pareja y sus otros dos contrincantes continuaban luchando, hasta que finalmente fue sacado del cuadrilátero en una camilla de emergencias improvisada con una tabla de madera para ser trasladado a un hospital privado donde fue declarada su muerte por traumatismo cervical.

“Desafortunadamente tuvimos un desenlace fatal a raíz de un golpe que tuvo en la región cervical, se le hizo todas las maniobras de resucitación posibles, estuve con él alrededor de una hora para intentar reanimarlo”, dijo a la prensa Ernesto Franco, médico del recinto donde el luchador no pudo completar su última pelea.

El médico argumentó que no pudo auxiliar inmediatamente al “Perrito Aguayo” porque en ese momento atendía a otros dos luchadores.

“¡Noooo! Mi perrito!!!”, fue el comentario de una usuaria de Facebook, una de las miles de reacciones registradas en redes sociales.

El “Hijo del Pedro Aguayo”, que padeció un cáncer de estómago, ganó en 2004 el trofeo “La leyenda de plata” y fundó una clínica de lucha libre llamada “Los Hijos del Mal”.

La lucha libre en México tiene sus propias reglas y su propio estilo, marcado por numerosas acrobacias aéreas. A los combates acuden cientos de espectadores cada fin de semana, muchos de ellos turistas extranjeros atraídos por un espectáculo en el que participan fans desde las gradas con su euforia desbordada.

Algunas de las figuras más recordadas de la lucha libre mexicana son “El santo” y ‘Blue Demon”, fallecidos en 1984 y 2000, respectivamente, y también actores de películas de ciencia ficción filmadas en las décadas de 1960 y 1970.

“Lamento mucho la terrible noticia de que murió (…) ‘El Perrito’. Qué tragedia y qué tristeza”, escribió en su cuenta de Twitter el también luchador “Hijo del Santo”.

El deceso del “Hijo del Perro Aguayo” fue lamentado por diversas personalidades, como el destacado piloto mexicano Sergio “Checo” Pérez. “Gran luchador y una familia que ha hecho mucho por la lucha libre! DEP”, tuiteó.

1 Comentario

Dejar una respuesta