Compartir
LeBron James, estrella de los Cavaliers de Cleveland, alza el trofeo de campeón de la NBA, tras la victoria histórica sobre los Warriors de Golden State, en el sétimo y último juego de la serie final, disputado este domingo 19 de junio del 2016, en Oakland, California, Estados Unidos.

Oakland, California, y Cleveland, Ohio (Estados Unidos). La maldición deportiva que pesaba sobre Cleveland desde hace 52 años terminó por fin. Sus estrellas, LeBron James y Kyrie Irving, se encargaron de conjurarla.

James aportó un “triple doble” e Irving embocó un disparo crucial de tres puntos a 53 segundos de que concluyera el encuentro para que los Cavaliers vencieran este domingo por 93-89 a los Warriors de Golden State, en el sétimo y último partido de la final de la NBA (National Basketball Association o Asociación Nacional de Baloncesto) de Estados Unidos.

Los Cavaliers ganaron el primer título de su historia en 46 temporada y lograron el primer título deportivo relevante de la ciudad de Cleveland en el deporte profesional estadounidense que gana un título desde 1964, cuando los Browns de Cleveland se coronaron en la Liga del Fútbol Americano (NFL, en inglés).

James reivindicó su condición de ser, en estos momentos, el jugador más dominante que hay en la NBA y lo demostró en el duelo individual de MVP con el base Stephen Curry, de los Warriors, quien fue uno de los factores por el que el equipo de Oakland no revalidó el título de liga.

La estrella de los Cavaliers, de 31 años, volvió a tener una actuación individual monumental en todas las facetas del juego, como lo demostró la aportación de un triple-doble de 27 puntos, 11 rebotes y 11 asistencias.

Pero, además, siempre estuvo presente en cada una de las acciones decisivas de la recta final del partido cuando se decidió la victoria, con el único fallo de un tiro de personal.

Además de su hazaña deportiva, LeBron también cumplió su palabra. Y es que hace dos años, cuando anunció su regreso a Cleveland, le prometió un título a la ciudad, cercana al lugar donde nació, Akron, en el noreste de Ohio, para poner fin a la sequía. Y como todo un caballero, cumplió.

“Estoy contento por ser parte de la historia”, expresó James. “Estoy en casa… estoy en casa… No tengo palabras. Esto es increíble”.

Y el astro es echó sobre las espaldas el desempeño del equipo para lograr que reaccionara en la serie. Emocionado, James se desplomó cuando sonó la bocina que marcó el final del duelo.

“¡Cleveland, esto es para ti!”, gritó James durante la entrevista que le realizaron en la cancha después del encuentro. Poco después, se le nombró el “Jugador Más Valioso” de la final, un reconocimiento que obtuvo por tercera vez en su carrera, pero esta vez de forma unánime.

El King James, o el Rey LeBron como le dicen en español, guió a su equipo a completar la hazaña de la mayor remontada de la historia de las finales de la NBA al ganar por 4-3 luego de arrancar debajo 1-3, algo que nunca había sucedido.

El ‘Rey’ se volvió a sentar en el trono por tercera vez en su carrera después de los títulos conseguidos con Miami en el 2012 y 2013.

Tal fue su hazaña en esta final que muchos ya especulaban que aunque no ganara su equipo, podía optar por el premio de MVP (Jugador Más Valioso) de la final, algo poco usual.

LEBRON JAMES VS STEPHEN CURRY: UN DUELO DEL LUJO

Sin duda fue una final de alquilar balcones y comerse las uñas con un duelo entre ‘El Rey’ y Stephen Curry, el MVP de la temporada regular, dos jugadores que hoy en día se toman como patrón del buen básquetbol.

Fueron sus palabras al terminar la faena las que mostraron al gran maestro de la estrategia y los momentos difíciles. “Traté siempre de tener mente positiva. Estábamos enfocados, cambiamos nuestra filosofía y finalmente ganamos unos partidos espectaculares y estamos ahora en el libro de marcas”, declaró LeBron después del partido clave, jugado la casa de los Warriors.

LeBron se encontraba en su sexta final consecutiva y la sétima en general y terminó en esta como el mejor en anotación, rebotes, asistencias, robos y bloqueos, para llevarse finalmente el premio del MVP (“Jugador Más Valioso”) de la final de la NBA.

Por su lado, Kyrie Irving finalizó con 26 unidades por Cleveland, que perdía la serie por 3-1 y logró una remontada histórica que ningún equipo había conseguido en estas instancias.

En su primer intento en una final, Cleveland cayó ante los propios Warriors, que se impusieron en seis duelos. En aquella final, James fue una suerte de héroe solitario. Las lesiones marginaron de la serie a Irving y a Kevin Love.

Y en la presente campaña, Cleveland atravesó por más incertidumbre. El entrenador Tyronn Lue tomó las riendas del equipo en enero, sustituyendo a David Blatt. “Esta noche hicimos historia. Cleveland, Ohio, allá vamos”, sentenció Lue.

Los Cavaliers lograron toda una hazaña, al ganar dos veces en seis días dentro de la complicada arena de Golden State.

Por su parte, los Golden State Warriors perdieron la oportunidad de coronarse campeones por segunda vez consecutiva, tras haber batido el récord de mayor cantidad de victorias en una temporada regular, con 73 en 82 partidos disputados. También iban por su quinta corona de la NBA, la tercera desde que se mudaron a la Bahía de San Francisco en 1962.

Golden State no había perdido tres partidos seguidos en dos temporadas bajo el entrenador Steve Kerr, hasta las tres finales al hilo que perdió contra Cleveland.

Las grandes decepciones volvieron a ser las dos estrellas del equipo local, la dupla conocida como los “Splash Brothers” con Stephen Curry y el escolta Klay Thompson, quienes aportaron sólo 17 y 14 puntos, respectivamente, tras anotar sólo 12 tiros a canasta de los 36 combinados que hicieron, incluidos los 24 de triples con seis anotaciones.

Los Warriors sin la inspiración encestadora de Curry y Thompson al final no pudieron superar las genialidades de James e Irving que fueron los grandes artífices del triunfo histórico de los Cavaliers.

Mientras que los Warriors, a partir de ahora serán recordados como el mejor equipo de la liga, que batió todas las marcas históricas, pero no fueron capaces de asegurar un triunfo que tuvieron siempre al alcance de su mano.

Curry se sentó por un momento en el banquillo, pero ingresó después de que los Warriors lograron su último enceste, con 4:39 minutos por disputarse. Curry, el MVP de la temporada regular, se cayó en esta final luego de haber puesto récord de triples anotados en una campaña con 402.

Por los Warriors, el mejor fue Dryamond Green, con 32 puntos, 15 rebotes y nueve asistencias, incluidos seis de ocho triples; pero la campaña de los Warriors, que marcó un récord, terminó sin el único logro que les interesaba, el bicampeonato.

EL MÁS VALIOSO, LEBRON JAMES, LO HIZO TODO BIEN

En esta ocasión, la figura del alero estrella LeBron James brilló más que nunca al convertirse en el gran héroe de las finales de la NBA que ganaron los Cavaliers de Cleveland a los Warriors.

La hazaña deportiva fue posible por la aportación de James que en el sétimo partido fue de un triple-doble (27 puntos, 11 rebotes y 11 asistencias).

James concluyó las finales con unos promedios de 29,7 puntos; 11,3 rebotes y 8,9 asistencias, que le permitieron ser elegido de forma unánime ganador del premio de MVP, después de haber tenido dos partidos consecutivos, el quinto y el sexto, 41 puntos.

“Es una alegría inmensa la que siento”, declaró James, quien admitió que los dos títulos anteriores conseguidos con los Heat fueron muy importantes, pero éste era especial. “Lo he conseguido con el equipo de mi ciudad y por eso regresé”.

James, que jugó las séptimas Finales de la NBA, seis consecutivas, algo que sólo logró el legendario Bill Russell, el mismo que le entregó el trofeo de MVP, que lleva su nombre, también lo ganó en los títulos conseguidos con los Heat de Miami (2012 y 2013).

La estrella de los Cavaliers, que el sábado había dicho que no le preocupaba el premio de MVP, tercero que gana en unas Finales, sino conseguir el título de campeón de liga, logró los dos objetivos de forma brillante.

LeBron se convirtió en el tercer jugador en la historia de la NBA que en el sétimo partido de las finales consigue un triple-doble al unirse al legendario Jerry West (1969) y James Worthy (1988), ambos con el equipo de Los Ángeles Lakers.

En julio del 2014, James decidió dejar a los Heat y volver como agente libre con los Cavaliers para su segunda etapa con el equipo que lo seleccionó con el número uno en el sorteo universitario del 2003.

Los compañeros de James fueron los que más alabaron la gran labor realizada por James, sin la cual nunca hubiesen podido conseguir el título de campeones y mucho menos remontar una desventaja de 1-3 en la serie al mejor de siete, primer equipo en la historia de la NBA que lo consigue.

El base Kyrie Irving, que también fue uno de los grandes protagonistas en la victoria de la serie y en el sétimo partido con el triple decisivo que rompió el empate a 89-89 a falta de 53 segundos, definió la figura de James como “el mejor jugador del planeta”.

Por su parte, el entrenador interino de los Cavaliers, el novato Tyronn Lue, dijo que la gran virtud de LeBron James no estaba sólo en el talento que poseía como atleta, sino en el corazón “enorme” que tenía.

“Puedes ver su talento, la manera como controla el juego”, destacó Lue, que sustituyó al comienzo de la temporada al entrenador David Blatt, que fue despedido aunque tenía marca ganadora, pero no había buena química con James.

“Pero la razón por lo que se merece este título es por el gran corazón que posee… y cosas importantes siempre se dan con personas como él”, subrayó Lue.

James vivió la noche más importante de su brillante trayectoria profesional y lo hizo ante el equipo –los Warriors– con la mejor marca de victorias en la historia de la NBA, que al final no pudo, precisamente, con el corazón de campeón y líder que siempre mostró en el campo el verdadero “King” del baloncesto profesional.

CLEVELAND VUELVE A LLORAR, PERO DE ALEGRÍA

Hubo más lágrimas en Cleveland, Ohio. Pero esta vez fueron de felicidad.

Terminó la sequía de 52 años sin un título deportivo, que pesaba sobre la ciudad durante generaciones y que se hacía más dolorosa por una larga lista de situaciones en que distintos equipos se quedaron a un palmo de la gloria.

En el Día del Padre, LeBron James, el chico de la cercana localidad de Akron, criado por una madre soltera, trajo al fin un cetro a la ciudad.

En los últimos segundos del sexto encuentro de la final, que Cleveland ganó por 93-89 en Golden State, unos 18.000 espectadores reunidos en la Quicken Loans Arena para ver el encuentro en una pantalla gigante comenzaron a llorar. Algunos abrazaron a gente a la que no conocían. Todos compartieron un momento que habían deseado durante una vida.

Varios entrelazaron sus brazos y cantaron el tema “We Are The Champions“, del grupo Queen. Durante años, esa canción pareció totalmente ajena a esta ciudad.

La última vez que un equipo de Cleveland había conseguido un título deportivo importante fue en 1964, cuando los Browns de Cleveland fueron campeones del fútbol americano (NFL).

Pero los Cavaliers consiguieron algo más. Son el primer equipo de la historia que ganó una final en la que estuvo abajo por 3-1.

Así que este episodio bien podría quedar en la memoria colectiva como “La Remontada”.

A las 10:37 de la noche del domingo pasado, Cleveland exorcizó finalmente sus demonios deportivos: todas aquellas derrotas tan dolorosas que se conocen con títulos como “La Ofensiva”, “El Balón Suelto” o “El Disparo”.

“Jamás pensé que vería ocurrir esto”, reconoció Tim Lovell, de Canfield, Ohio, quien estaba sentado junto a la línea de la yarda 50 cuando John Elway, el mariscal de Denver, liquidó a los Browns con “La Ofensiva” en la final de la Conferencia Americana de 1986.

“Cuando faltaban dos minutos sentí que me iba a dar un infarto. Había visto ‘La Ofensiva’ y ‘El Balón Suelto’, y vi cuando Michael Jordan nos aniquiló con ‘El Disparo”’.

Mientras Lovell hablaba, su hija de 18 años Marisa se limpiaba las lágrimas. “Esto es historia”, declaró la joven. “Lloré de verdad. Ha sido abrumador estar aquí”.

Ahora todo eso es historia, como el título que ostentaban los Warriors, quienes buscaban el bicampeonato.

Tras el partido, los aficionados llenaron “The Q” en Huron Road para una fiesta que podría durar días. Unos cuantos se subieron a un camión de bomberos, a un autocar y a árboles y farolas. La policía dijo que realizó varias detenciones e informó de un auto con los vidrios rotos, pero estos altercados no robaron protagonismo a la alegría desenfrenada, luego de 52 años de fracasos liberados en una noche de catarsis.

Cleveland acogerá el miércoles un gran desfile para homenajear a los campeones, un acto que algunos llevan planeando toda su vida.

“Nuestros seguidores nos animan a muerte, no importa lo que pase, no importa si son los Browns, los Indios, los Cavs, o cualquier otro equipo”, dijo James. “Siguen apoyándonos. Y para nosotros, poder terminar esto, terminar con esta sequía, es algo que merecen los fans. Se lo merecen. Y esto es para ellos”.
“Va a ver la mayor fiesta que Cleveland haya visto jamás”, señaló.

STEPHEN CURRY: “NO HICE LO SUFICIENTE PARA QUE EL EQUIPO GANARA”

El señor del reino de Cleveland, LeBron James, mostró madurez y experiencia mientras que el príncipe de Golden State, Stephen Curry, tendrá que reflexionar y ver qué faltó para hilvanar un segundo título consecutivo cuando lo tenían prácticamente en el bolsillo.

“Esto duele”, manifestó el base estrella de los Golden State. “Estoy orgulloso de cada uno de los jugadores que pisaron esta cancha por este equipo este año… Ojalá que tangamos muchas más oportunidades para luchar por un campeonato y para estar en este escenario. De eso se trata”, agregó.

Los Golden State Warriors, precisamente, perdieron la oportunidad de coronarse campeones por segunda vez consecutiva, tras haber batido el récord de más victorias en la temporada regular con 73 y solamente nueve derrotas.

Los Warriors también iban por su quinta corona de la NBA, la tercera desde que se muraron a la Bahía de San Francisco en 1962. Golden State no había perdido tres partidos seguidos en dos temporadas bajo el entrenador Steve Kerr.

Curry admitió que los Cavaliers eran unos merecidos campeones de la NBA, pero que al final su aportación no había sido la que el equipo había necesitado para ganar.

“Felicitaciones a los nuevos campeones, lucharon y se merecieron la victoria”, declaró Curry, el Jugador Más Valioso (MVP) de la liga, que vivió otro partido frustrante en el apartado individual tras conseguir sólo 17 puntos. “Lo sucedido esta noche me perseguirá por un tiempo”.

Curry, que anotó sólo seis de 19 tiros de campo, incluidos cuatro de 14 triples, reconoció que nunca estuvo inspirado en los tiros a canasta, aunque el equipo tuvo hasta los últimos segundos la posibilidad de haber ganado el partido.

“Te duelo, de verdad”, destacó Curry. “Me siento orgulloso de todos los compañeros que estuvieron en el campo durante toda la temporada este año….Confío que tendremos más oportunidades de luchar por títulos y alcanzar esta etapa de la competición”.

Curry dijo que no tenía explicación de su pobre rendimiento en los tiros a canasta, que en absoluto tuvo que ver con la defensa que le hicieron los jugadores de los Cavaliers.

“Simplemente fallé yo, eso es todo lo que puedo decir”, señaló Curry. “Un poco más de inspiración y la historia hubiera sido diferente”.

Por su parte, el escolta Klay Thompson, que también perdió la inspiración encestadora en los momentos claves de los últimos partidos, incluido el séptimo, anotó sólo 14 puntos, reconoció que ellos habían sido los culpables de no conseguir la victoria.

“Tuvimos todas las oportunidades para conseguirlo con el 1-3 y luego en el séptimo, pero no fuimos capaces de sentenciar”, destacó Thompson, que anotó sólo seis de 17 tiros de campo, incluidos dos de 10 triples, y no fue ni una sola vez a la línea de personal. “No hicimos las cosas bien”.

Mientras que el ala-pívot Draymond Green, el gran líder de los Warriors, que fue el único que mantuvo todo el tiempo al equipo en el partido con una aportación de un doble-doble de 32 puntos, 15 rebotes y nueve asistencias, dijo que los números individuales no le servían para nada si al final no consiguieron la victoria.

“Somos mejor equipo que lo que hemos demostrado en el los últimos partidos”, señaló Green. “Pero la realidad que cuenta son los resultados y estos nos dejaron con tres derrotas consecutivas y sin título”.

Green, al igual que sus compañeros, felicitó a los Cavaliers por el título conseguido, pero reiteró que los Warriors estuvieron lejos del equipo que al inicio de la serie se pusieron con la ventaja de 1-3.

“No es normal lo que ha sucedido”, valoró Green. “Se dieron ciertos factores imprevistos, errores y otras circunstancias que al final no nos ayudaron, pero debemos superar el momento y volver a ser el mismo equipo ganador de la temporada regular”.

La consolación que les queda a los Warriors, que batieron todas las marcas históricas como equipo durante la temporada regular, es que en mundo de las apuestas de Las Vegas, ya los tienen colocados de nuevo como los favoritos a conseguir el título la próxima temporada.

Los Cavaliers son segundos, seguidos por los Spurs de San Antonio, Thunder de Oklahoma City y Los Ángeles Clippers.

*19 de junio: Un juego inolvidable en Oakland

Optimized-Reyes2

Optimized-Reyes17

Optimized-Reyes3

Optimized-Reyes5

Optimized-Reyes11

Optimized-Reyes6

Optimized-Reyes8

Optimized-Reyes4

Optimized-Reyes7

Optimized-Reyes10

Optimized-Reyes18

Optimized-Reyes13

Optimized-Reyes12

Optimized-Reyes19

Optimized-Reyes20

Optimized-Reyes21

Optimized-Reyes22

*20 de junio: Gran recibimiento en Ohio

Optimized-Llegada1

Optimized-Llegada2

Optimized-Llegada6

Optimized-Llegada3

Optimized-Llegada4

Optimized-Llegada5

Optimized-Llegada7

Optimized-Llegada8

Optimized-Llegada9

Optimized-Llegada11

Optimized-Llegada12

Optimized-Llegada10

Optimized-Llegada13

Optimized-Llegada14

Optimized-Llegada15

Optimized-Llegada16

Optimized-Llegada17

*FICHA DEL SÉTIMO JUEGO – FINAL NBA 2015-206

Resultado final: Cavaliers de Cleveland 93 – Warriors de Golden State 89.

Marcadores parciales: 23-22, 19-27, 33-27 y 18-13.

Fecha: Domingo 19 de junio del 2016; 8 p. m., local (6 p. m., hora costarricense).

Sede: Oracle Arena de Oakland, California (Estados Unidos); la casa de los Warriors.

Alineaciones:

Cavaliers de Cleveland: Kyrie Irving (26 puntos), J. R. Smith (12), LeBron James (27), Kevin Love (9), Tristan Thompson (9) –equipo inicial–; Richard Jefferson (2), Iman Shumpert (6) y Mo Williams (2). Entrenador interino: Tyronn Lue (sustituyó al comienzo de la temporada al entrenador David Blatt).

Warriors de Golden State: Stephen Curry (17 puntos), Klay Thompson (14), Harrison Barnes (10), Draymond Green (32), Festus Ezeli (0) –equipo inicial–; Andre Iguodala (4), Anderson Varejao (1), Shaun Livingston (8), Leandro Barbosa (3) y Marreese Speights (0). Entrenador: Steve Kerr.

Estadísticas de Cavaliers: 93 puntos; porcentaje de 2 puntos: 40,2%; porcentaje de 3 puntos: 24,0%; porcentaje de tiros libres: 84,0%; 59 rebotes; 9 rebotes ofensivos; 7 robos; 17 asistencias; 6 bloqueos; 11 pérdidas de balón; 15 faltas personales y 0 faltas técnicas.

Estadísticas de Warriors: 89 puntos; porcentaje de 2 puntos: 38,6%; porcentaje de 3 puntos: 36,6%; porcentaje de tiros libres: 76,9%; 48 rebotes; 7 rebotes ofensivos; 7 robos; 22 asistencias; 5 bloqueos; 10 pérdidas de balón; 23 faltas personales y 0 faltas técnicas.

‘Jugador Más Valioso’ (MVP, en inglés) de la final 2016 de la NBA: LeBron James, de los Cavaliers de Cleveland.

Asistencia: 19.596 espectadores.

Motivo: Sétimo y último juego de la Final de la NBA por el título de la temporada 2015-2016.

Optimized-Reyes16

*ASÍ QUEDÓ – FINAL de la NBA

Resumen de la Serie Final de la NBA 2015-2016.

Equipos finalistas: Warriors de Golden State Warriors vs Cavaliers de Cleveland.

Resultado final: Cleveland perdía la serie 1-3, pero la ganó por 4-3.

Resultados, día a día, de los siete partidos de la Serie Final:

Primer partido, jueves 2 de junio: Golden State a Cleveland, 104-89 (1-0).
Segundo partido, domingo 5 de junio: Golden State a Cleveland, 110-77 (2-0).
Tercer partido, miércoles 8 de junio: Cleveland a Golden State, 120-90 (2-1).
Cuarto partido, viernes 10 de junio: Golden State a Cleveland, 108-97 (2-2).
Quinto partido, lunes 13 de junio: Cleveland a Golden State, 112-97 (3-2).
Sexto partido, jueves 16 de junio: Cleveland a Golden State, 115-101 (3-3).
Sétimo partido, domingo 19 de junio: Cleveland a Golden State, 93-89 (3-4).

Optimized-Reyes15

Los últimos campeones de la NBA:

2016: Cavaliers de Cleveland (4-3 sobre Golden State).
2015: Warriors de Golden State (4-2 sobre Cleveland).
2014: Spurs de San Antonio (4-1 sobre Miami).
2013: Heat de Miami (4-3 sobre San Antonio).
2012: Heat de Miami (4-1 sobre Oklahoma).
2011: Mavericks de Dallas (4-2 sobre Miami).
2010: Lakers de Los Ángeles (4-3 sobre Celtics).
2009: Lakers de Los Ángeles (4-1 sobre Orlando).
2008: Celtics de Boston (4-2 sobre los Lakers).
2007: Spurs de San Antonio (4-0 sobre Cleveland).
2006: Heat de Miami (4-2 sobre Dallas).
2005: Spurs de San Antonio (4-3 sobre Detroit).
2004: Pistons de Detroit (4-1 sobre Lakers).
2003: Spurs de San Antonio (4-2 sobre New Jersey).
2002: Lakers de Los Ángeles (4-0 sobre New Jersey).
2001: Lakers de Los Ángeles (4-1 sobre Philadelphia).
2000: Lakers de Los Ángeles (4-2 sobre Indiana).
1999: Spurs de San Antonio (4-1 sobre Nueva York).

LeBron James guió a los Cavaliers de Cleveland a la victoria ante los Warriors de Golden State Warriors, para ganar su primer campeonato de la NBA y completar una histórica remontada, al pasar de una desventaja de 1-3 a una favorable de 4-3. Esta vez le tocó alzar dos trofeos, el de Larry O'Brien al campeón y el de Jugador Más Valioso de la final de la NBA.
LeBron James guió a los Cavaliers de Cleveland a la victoria ante los Warriors de Golden State Warriors, para ganar su primer campeonato de la NBA y completar una histórica remontada, al pasar de una desventaja de 1-3 a una favorable de 4-3. Esta vez le tocó alzar dos trofeos, el de Larry O’Brien al campeón y el de Jugador Más Valioso de la final de la NBA.

Los equipos con más títulos en la NBA:

1. Celtics de Boston, con 17 títulos.
2. Lakers de Los Ángeles, con 16 títulos.
3. Bulls de Chicago, con 6 títulos.
4. Spurs de San Antonio, con 5 títulos.
5. Warriors de Golden State, con 4 títulos.
6. Heat de Miami, con 3 títulos.
. Pistons de Detroit, con 3 títulos.
. Syracuse Nationals (hoy 76ers de Philadelphia), con 3 títulos.
9. Rockets de Houston, con 2 títulos.
. Knicks de Nueva York, con 2 títulos.
11. Bullets de Baltimore (extinto), con 1 título.
. Bucks de Milwaukee, con 1 título.
. Trail Blazers de Portland, con 1 título.
. Royals de Rochester (hoy Kings de Sacramento), con 1 título.
. SuperSonics de Seattle (hoy Thunder de Oklahoma City), con 1 título.
. Hawks de San Luis (hoy Hawks de Atlanta), con 1 título.
. Bullets de Washington (hoy Wizards de Washington), con 1 título.
. Mavericks de Dallas Mavericks, con 1 título.
. Cavaliers de Cleveland, con 1 título.

Optimized-Reyes14

Los últimos ganadores del premio de “Jugador Más Valioso” de la final de la NBA:

2016: LeBron James, de los Cavaliers de Cleveland.
2015: Andre Iguodala, de los Warriors de Golden State.
2014: Kawhi Leonard, de los Spurs de San Antonio.
2013: LeBron James, de los Heat de Miami.
2012: LeBron James, de los Heat de Miami.
2011: Dirk Nowitzki, de los Mavericks de Dallas.
2010: Kobe Bryant, de los Lakers de Los Ángeles.
2009: Kobe Bryant, de los Lakers de Los Ángeles.
2008: Paul Pierce, de los Celtics de Boston.
2007: Tony Parker, de los Spurs de San Antonio.
2006: Dwyane Wade, de los Heat de Miami.
2005: Tim Duncan, de los Spurs de San Antonio.
2004: Chauncey Billups, de los Pistons de Detroit.
2003: Tim Duncan, de Spurs de San Antonio.
2002: Shaquille O’Neal, de los Lakers de Los Ángeles.
2001: Shaquille O’Neal, de los Lakers de Los Ángeles.
2000: Shaquille O’Neal, de los Lakers de Los Ángeles.
1999: Tim Duncan, de Spurs de San Antonio.

FUENTES: Página oficial de la NBA.com, USA Today Sports, Yahoo Deportes y YouTube.

Dejar una respuesta