Compartir
El piloto de McLaren Fernando Alonso, campeón del mundo de Fórmula 1 en el 2005 y 2006, no superó un test médico y fue descartado este jueves del Gran Premio de Bahréin, tras los efectos de un fuerte accidente en Australia, allanando el camino para el debut en la Fórmula Uno del piloto de reserva belga Stoffel Vandoorne (foto Wikimedia Commons).

Manama (Bahréin). El piloto español de McLaren, Fernando Alonso, no podrá correr el próximo domingo en el Gran Premio de Fórmula 1 de Bahréin, porque los médicos creen que no está recuperado del espectacular accidente que sufrió hace dos semanas en Melbourne, Australia, anunció este jueves la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

Alonso llegó a Bahréin con la esperanza de demostrar que estaba listo para sentarse al volante, pero después de ser examinado por los encargados médicos de la FIA, fue descartado y será reemplazado por el novato belga Stefan Vandoorne, quien debutará en los circuitos de la Fórmula 1.

“Tras comparar dos radiografías del pecho (del piloto español), se constató que la mejora no es suficiente y se decidió que no da las señales requeridas para permitirle competir en términos seguros”, indicó la FIA en un comunicado de prensa, tras un examen en el centro médico del circuito de Sakhir, la segunda carrera de la temporada de las 21 programadas.

Después de los exámenes médicos realizados, la FIA solicitó una repetición del escáner en el pecho antes del tercer Gran Premio del año, el de Shanghái, China, que tendrá lugar el 17 de abril, y los resultados para ver si está en condiciones serán analizados antes de permitirle volver a correr allí.

El sustituto de Alonso, el piloto de reserva belga Stoffel Vandoorne, cumplió 24 años la semana pasada, es el vigente campeón del 2015 en la categoría GP2 y es una estrella al alza, el recambio oficial de McLaren. El equipo dijo que estará en Bahréin a tiempo para el primer entrenamiento este viernes.

El accidente del McLaren de Alonso en Melbourne, tras colisionar con la parte trasera del monoplaza del piloto de Haas, el mexicano Esteban Gutiérrez, y una barrera de concreto, dando dos vueltas a 300 kilómetros por hora el pasado 20 de marzo en la primera prueba de la temporada en Melbourne, supuso un momento de drama, al sacar los comisarios la bandera roja antes de poder reiniciarse la carrera.

El español, dos veces campeón de la F-1 en el 2005 y 2006, tuvo suerte al evitar lesiones graves, saliendo de su coche sin ayuda y siendo dado de alta en el hospital tras someterse a pruebas rutinarias.

“Tras cualquier accidente en carrera, siempre acataremos las decisiones de los médicos de la FIA”, afirmó la escudería McLaren tras las pruebas realizadas a Alonso en Bahréin.

El piloto de McLaren de Formula 1, el español Fernando Alonso, habla de su ausencia en el Gran Premio de Bahréin en una conferencia de prensa este jueves 31 de marzo del 2016, en Sakhir, Bahréin.
El piloto de McLaren de Formula 1, el español Fernando Alonso, habla de su ausencia en el Gran Premio de Bahréin en una conferencia de prensa este jueves 31 de marzo del 2016, en Sakhir, Bahréin.

VIVO DE MILAGRO

El propio Fernando Alonso reconoció haber tenido “suerte” de salir con vida e indemne de su coche reducido a un revoltijo de metal. “He gastado una de las vidas que me quedaba”, publicó el piloto español en la red social Instagram.

“Ha sido espeluznante y estoy contento de poder hablar con ustedes”, le contó con más seriedad a los periodistas. “Estoy muy agradecido a la FIA por las medidas de seguridad que han puesto. Es la única razón por la que sigo vivo”, añadió.

Inicialmente, Alonso creyó que estaría en condiciones de competir en Bahrein, pero las pruebas revelaron que tenía fracturas en las costillas izquierdas y acumulación de aire entre el pulmón y la cavidad del pecho.

“Es triste venir y ni siquiera poner intentarlo, pero lo entiendo y respeto la decisión”, dijo. “Intenté competir hasta el último momento, al menos estar en las prácticas. He tenido algunos días con mucho dolor, con dolor en casa, pero estaba listo para lidiar con el dolor en el vehículo para poder competir, porque a fin de cuentas puedes lidiar con el dolor si no piensas demasiado en eso y con la adrenalina de estar manejando, pero había otros riesgos”.

El vehículo del piloto español, Fernando Alonso, en el momento del accidente que sufrió en el Gran Premio de Australia de Fórmula 1, al chocar con el del mexicano Esteban Gutiérrez, el pasado 20 de marzo del 2016 en Melbourne, Australia.
El vehículo del piloto español, Fernando Alonso, en el momento del accidente que sufrió en el Gran Premio de Australia de Fórmula 1, al chocar con el del mexicano Esteban Gutiérrez, el pasado 20 de marzo del 2016 en Melbourne, Australia.

“Así que entiendo que hay que manejar el riesgo, y lo lógico es reducir el riesgo lo más posible”, puntualizó Alonso.

Habrá un receso de dos semanas entre la carrera en Bahrein y la tercera fecha del campeonato mundial en China, pero Fernando Alonso dijo que no participará en Shanghai si hay riesgo de que empeoren las lesiones.

“La seguridad es primordial, y después viene el desempeño, así que ojalá que todo esté bien, pero tendremos que verlo con la próxima prueba médica”, comentó Alonso.

“El neumotórax ya casi desapareció, pero como tengo algunas fracturas de costillas, y por eso hay un riesgo al manejar, debido a que la Fórmula Uno es un deporte especial, y con la fuerza G la fractura podría moverse al pulmón, así que no es lo mismo que una fractura de una pierna o un brazo, en la que uno puede lidiar con el dolor. Esto es en el pecho, donde hay órganos que pueden verse afectados”, aceptó el piloto español.

El piloto español de McLaren, Fernando Alonso, mira a su auto destrozado tras chocar con el piloto de Haas, Esteban Gutiérrez, de México, durante el Gran Premio de Australia de Fórmula 1 en el Albert Park de Melbourne, Australia, el pasado 20 de marzo del 2016.
El piloto español de McLaren, Fernando Alonso, mira a su auto destrozado tras chocar con el piloto de Haas, Esteban Gutiérrez, de México, durante el Gran Premio de Australia de Fórmula 1 en el Albert Park de Melbourne, Australia, el pasado 20 de marzo del 2016.

MÁS SEGURIDAD

El 20 de marzo en Melbourne, Australia, Fernando Alonso salió aparentemente indemne, con solo una rodilla dolorida, del accidente que pudo ser dramático. Aturdido, Alonso saludó a la grada antes de ser alejado de la chatarra a la que había quedado reducido su McLaren.

Se hicieron muchos progresos en la seguridad de la Fórmula 1, impulsados por la FIA, desde el accidente mortal del francés Jules Bianchi, que Alonso vio de cerca en el Gran Premio de Japón del 2014.

Durante esta pretemporada, se reforzaron más los habitáculos de los pilotos: los laterales se han elevado 20 milímetros y deben resistir una fuerza de choque tres veces superior a los anteriores criterios. Y, para el 2017, se plantearon dos proyectos de cabina de pilotaje semicerrados que se están estudiando.

Hace un año, Alonso fue baja en el Gran Premio de Australia por un accidente sufrido en los entrenamientos de pretemporada de Barcelona, España, que le provocaron una conmoción cerebral y le dejaron ocho noches en el hospital.

Dejar una respuesta