Compartir
El joven beisbolista costarricense Bryan Solano Beckford se apresta a vivir, a los 19 años, de una experiencia inolvidable en la organización de los Astros de Houston. Primero jugará en una filial del equipo, en la liga "Rockie" de República Dominicana (foto agencia DT Comunicación).

Nativo de Limón, el joven Bryan Solano Beckford empleó un brazo derecho prodigioso, espigado, de buen físico y de una raza ganadora, que lo llevó a estampar esta semana su firma con los Astros de Houston, Texas, una reconocida organización estadounidense en el béisbol de las Grandes Ligas.

Con este gran paso en su carrera deportiva, que llena de júbilo y esperanza a todos los peloteros de proyección en el país, el prometedor lanzador derecho –de 19 años– procurará ascender al primer equipo desde las ligas menores, primero al enrolarse mediados de abril en una filial en República Dominicana.

Este hecho histórico se concretó en un acto inolvidable que tuvo lugar el pasado jueves 30 de marzo, en el Parque Antonio Escarré, en San José.

Claramente, la intención de la dirigencia nacional es que el caso de Solano permita que se abra el portillo y puedan llegar en el futuro más promesas ticas a las Grandes Ligas.

De esta manera, Bryan ingresa al pequeño pero selecto grupo de beisbolistas nacionales que ficharon por equipos de las Ligas Mayores de Estados Unidos, que se eleva ahora a 16 prospectos a lo largo de la trayectoria del deporte tico desde años de 1950, aunque ninguno llegó a debutar en la Gran Carpa del béisbol.

Casualmente, la historia peloteros de Costa Rica firmados en organizaciones de las Grandes Ligas empezó hace más de seis décadas, con el primer caso que logró otro limonense: Donald Danny Hayling Shaw, otrora gran lanzador de físico y velocidad, quien llegó a la Triple A de los Dodgers, en el barrio de Brooklyn, Nueva York, que luego fueron sustituidos a partir de 1958 por los Dodgers de Los Ángeles, California, que ganaron seis Series Mundiales de béisbol.

Hayling fue un estelarísimo pelotero profesional durante 17 años, luego de que había sido amateur y mayor de 1944 a 1950, en los equipos San Luis, el Atlántico Cubs y Júpiter, que lo fundó y con el que obtuvo cuatro títulos nacionales en forma consecutiva.

Además, Danny integró la Selección de Costa Rica en 1946 y 1950, y actuó en 283 juegos en las sucursales de los citados Dodgers, entre 1951 y 1959, que incluso alcanzó la Triple A –el más grande escalafón alcanzado por un costarricense en el béisbol rentado– e incluyó 18 victorias seguidas durante la campaña inicial y luego, en la última con el equipo Búffalo, con el que ganó 22 encuentros y perdió tres.

El limonense Donald "Danny" Hayling fue el primer costarricense en jugar en sucursales de las Grandes Ligas, con los Dodgers de Brooklyn, entre 1951 y 1959 (foto archivo de Rodrigo Calvo).
El limonense Donald “Danny” Hayling fue el primer costarricense en jugar en sucursales de las Grandes Ligas, con los Dodgers de Brooklyn, entre 1951 y 1959 (foto archivo de Rodrigo Calvo).

A partir de 1960, Danny jugó en el béisbol profesional de México, también enmarcado como Triple A, al militar con Monterrey, Los Tigres, Poza Rica, Mérida y Veracruz. También lo hizo en novenas de Panamá, Cuba, Puerto Rico y Nicaragua. Ganó más de la mitad de los 622 partidos disputados en el extranjero hasta 1968, año oficial de su retiro. Tras su adiós, se convirtió en director técnico de varios equipos y selecciones limonenses.

Un año después de su retiro, en 1969, Danny Hayling fue nombrado “Ciudadano de Honor y Duque” de la ciudad de Hazard (Kentucky). Además, fue miembro del Salón de la Fama de la South Atlantic League (Carolina del Norte), junto a Hank Aaron, Frank Robinson, Nolan Ryan, Don Mattingly, Steve Carlton, Ty Cobb y Willie Stargell. Costa Rica lo honró como miembro de la Galería Costarricense del Deporte en 1982. Falleció a los 81 años por una complicación renal, el 14 de enero del 2009 en San José.

A Danny le siguió su ejemplo Huey Howden, firmado por los Indios de Cleveland en la época de la década de 1960, en un nuevo intento por abrir el camino al deporte de la pelota chica de nuestro país hacia los grandes equipos norteamericanos. Howden lanzó cinco entradas con los Indios en un juego de Grandes Ligas en los años 60; luego pasó al béisbol pirata de Yucatán, antes de ser contratado por el Seguro Social de Puebla (México), donde dirigió un complejo deportivo hasta lograr la jubilación.

Posteriormente a los casos de Danny Hayling y Huey Howden, viajaron hacia Estados Unidos otras grandes figuras como Sales Antonio Paddyfoot (Cleveland), Manuel H. Zúñiga (Boston) y Orlando Escoe (Nueva York), quienes también dejaron huella en los años 60 como profesionales en equipos de las Grandes Ligas.

"Danny" Hayling en un reportaje con el diario "La Nación" en el 2000, como uno de los personajes deportivos del Siglo XX elegido por el periódico. Ingresó a la Galería Costarricense del Deporte en 1982 (foto archivo La Nación).
“Danny” Hayling en un reportaje con el diario “La Nación” en el 2000, como uno de los personajes deportivos del Siglo XX elegido por el periódico. Ingresó a la Galería Costarricense del Deporte en 1982 (foto archivo La Nación).

Sales Antonio Paddyfoot, calificado como un lanzador de velocidad y temperamento, solía repetir durante su carrera deportiva: “Dénme una carrera y yo gano el juego”. Él pudo firmar con los Indios de Cleveland y fue en un evidente ascenso hasta sufrir la quebradura en la muñeca, hecho que truncó por completo su carrera en esta disciplina. Sales Antonio también fue muy dominante aquí, pues condujo a Hopec a tres títulos sucesivos.

A Zúñiga se le consideró “un excelente receptor que tuvo un gran poder al bate”, de acuerdo al análisis del periodista Paco Vargas, especialista en béisbol. Firmó con los Medias Rojas de Boston, pero después del entrenamiento primaveral no le satisfizo la oferta salarial y regresó al país para continuar en un alto cargo, como jefe de mecánica de aviación en Coopesa.

Según el periódico St. Louis Post-Dispatch, Orlando Escoe fue contratado hace 48 años por los Mets de Nueva York, el 14 de febrero de 1969. Entonces, el limonense, de 20 años, había firmado para jugar en una filial neoyorquina y era descrito como un jardinero con fuerte brazo, velocidad y gran bateador. Llegó a la Selección tica en los Juegos Centroamericanos de El Salvador 1977 y fue contratado por el citado club de las Grandes Ligas, antes de desertar y dedicarse a los sermones  cristianos.

Una nueva camada de beisbolistas juveniles, entre finales de los años 1990 y principios del 2000, marcaron diferencia en nuestro deporte al formar parte de ligas Rookie y Clase A; pese a no cumplir su sueño de estar en el roster final de organizaciones de las Grandes Ligas, ellos demostraron que, con esfuerzo y dedicación, podían formar parte de esas “monstruosas” instituciones.

Harry Fernández jugó en filiales de dos organizaciones de las Grandes Ligas, con los Azulejos de Toronto y los Marineros de Seattle (foto agencia DT Comunicación).
Harry Fernández jugó en filiales de dos organizaciones de las Grandes Ligas, con los Azulejos de Toronto y los Marineros de Seattle (foto agencia DT Comunicación).

Hablamos de Juan Villalobos (Pittsburgh), Alejandro Hueda (Stompers de St. Catherine, sucursal de los Azulejos de Toronto), Alexánder Flores (jugó en Boca Chica, República Dominicana, y en la sucursal de novatos de los Azulejos de Toronto, Canadá), Harry Fernández (Toronto y Seattle), Jeffrey Spencer (el torpedero fue firmado por los Bravos de Atlanta y estuvo activo en las ligas menores del club), Berny Granados (Colorado), Antony Fage (New York Mets), Erick José Zamora (lanzador de Santo Domingo, firmado en el 2003 con los Tampa Bay, tras pasar un año en República Dominicana), Sebastián Martínez (Tampa Bay) y Alexánder Torres (Cleveland); este fue el último que había firmado allá en el 2006. De ellos, solo el receptor Flores se mantiene jugando en el campeonato nacional de la Primera División, con el equipo de Transtica Santo Domingo.

Debieron pasar, en esta oportunidad, ocho años para que Costa Rica apareciera de nuevo en el mapa de la compleja y competitiva organización de las Grandes Ligas con el caso Bryan Solano en los Astros, el primero de la historia en el cual un tico ingresa a un equipo de Houston, Texas.

No hay duda alguna que de los peloteros que se mencionan en este artículo y fueron firmados en Estados Unidos tienen sus historias, con buenos y malos momentos que pasaron en sus equipos, pero que marcaron sus vidas. Repasamos tres de esos casos, con sus respectivos testimonios.

“Primero fui a los Azulejos. Ahí estuve dos años, luego decidí tomar la oportunidad de jugar en la Liga de Japón con el equipo de Mitsubishi; allá permanecí solo tres meses porque el equipo, económicamente, ya no quería sostener más extranjeros. A mi regreso logré ser firmado por los Marineros de Seattle por tres años”, recordó Harry Fernández, quien tuvo la oportunidad de jugar en estas dos organizaciones de las Grandes Ligas.

Berny Granados militó en una sucursal de los Rockies de Colorado, en el béisbol de las Grandes Ligas (foto agencia DT Comunicación).
Berny Granados militó en una sucursal de los Rockies de Colorado, en el béisbol de las Grandes Ligas (foto agencia DT Comunicación).

“Mi primera aparición con los Piratas fue el momento más dulce. Normalmente, cuando llegaba al club house, uno tenía que revisar si ese día estaba en juego y si no estaba había que entrenar. Ese día, yo tenía que estar en partido, pero no sabía si tenía que jugar. Ya en el juego, el coach llamó a un jugador, pero ese no tenía los spikes (zapatillas con clavos) puestos y el coach al ver esta situación volvió a ver a un lado y me dijo ‘vaya, caliente’ y así fue como realicé mi primer relevo”, recordó, por su lado, Juan Villalobos, firmado en 1983 por los Piratas de Pittsburgh.

Por su parte, Alexánder Torres fue el último tico firmado para las Grandes Ligas, durante tres temporadas con los Indios de Cleveland, entre el 2006 y el 2009. Primero lo hizo como relevo largo en la liga Rockie de República Dominicana y después avanzó gracias a su buen paso allá, que le permitió ascender a quinto abridor; para la tercera campaña, registró una experiencia inolvidable, cuando lo cedieron por varios juegos a los Navegantes de Magallanes, equipo de la Primera División de Venezuela.

“Me fue bien, la verdad, y cuando pasé a quinto abridor conseguí en la primera temporada seis victorias y dos derrotas. Como todo en la vida, la adaptación no fue sencilla porque ya uno juega todos los días, se cambia el chip, ve el béisbol como un trabajo y no como un hobby. Además, la comida, el clima y los horarios, todo cambia y hay que afrontarlo con mentalidad positiva”, sentenció Alexánder.

Actualmente, hay otro nombre que se podría unirse a esta privilegiada lista y que también es limonense. Se trata de William Mullins, quien está en México en busca de seguir el ejemplo de su gran amigo, Bryan Solano Beckford.

Alex Torres integró las ligas menores de los Indios de Cleveland, del 2006 al 2009, siendo el último besibolista tico que había firmado para una organización de las Grandes Ligas (foto agencia DT Comunicación).
Alex Torres integró las ligas menores de los Indios de Cleveland, del 2006 al 2009, siendo el último besibolista tico que había firmado para una organización de las Grandes Ligas (foto agencia DT Comunicación).

ASÍ SURGIÓ LA NUEVA ESPERANZA DEL BÉISBOL TICO

El béisbol de Costa Rica se llena de júbilo y esperanza… Pasaron ocho años para que nuestro país apareciera de nuevo en el mapa de la organización de Grandes Ligas.

Bryan Solano Beckford, limonense, de 19 años, con un brazo derecho prodigioso, espigado, de buen físico y de una raza ganadora estampó esta semana su firma con la reconocida organización de los Astros de Houston, en un acto inolvidable para todos los peloteros de proyección del país y donde el Parque Antonio Escarré fue testigo del momento histórico.

Solano se movió sigilosamente hacia León, Nicaragua, sin mucha bulla y aspavientos, ni siquiera llamó la atención de los medios de comunicación del país vecino.

Fue pulido en León por la academia AM. Ahí se fortaleció en todos los aspectos del juego como lo físico, técnico y mental, según Carlos Levy, entrenador en Nicaragua y también representante de Solano.

Allí realizó su trabajo con ahínco para fabricar un sueño y hacerlo realidad tras entrenar año y medio bajo las órdenes de Carlos Levy y Álvaro Montalván, de la Academia AM, quienes recibieron al caribeño en sus academias y se encargaron de amoldar sus condiciones para que alcanzara la ansiada firma.

En suelo pinolero, el pelotero tuvo que pasar por diferentes procesos de adaptación, desde su forma de entrenar hasta su cultura de lanzamiento. Tenía las condiciones, sin embargo, debía mejorarlas y pulirlas. Levy y Montalván lo hicieron posible.

“Recuerdo que lo trajimos por recomendación de un amigo, le hicimos un bullpen y nos pareció interesante. Es un prospecto de brazo rápido, con dos tipos de picheo, el slider y la recta. Llegó con problemas de velocidad, 87 millas y, a su edad, tenía como mínimo que llegar a 90. Después del entrenamiento en todo este tiempo logramos a que lanzara a 92 millas”, afirmó Montalván, uno de los actuales apoderados del costarricense.

Solano se fortaleció en todos los aspectos del deporte del béisbol (físico, mental y técnico), jugó en la Liga de Desarrollo de las Grandes Ligas en Nicaragua y participó de un Showcase en Panamá, para llegar luego a un acuerdo con los Astros de Houston.

“Para Carlos Levy y mi persona representa una gran satisfacción el haber logrado esta firma de un prospecto que ha trabajado duro y que sueña ahora con llegar a las Grandes Ligas”, dijo Montalván.

Los Astros no tomaron la decisión de la noche a la mañana sino que le dieron seguimiento al limonense. Su evolución fue notoria y convenció a los scouts del equipo estadounidense para promover su contratación.

Precisamente, un cazatalentos de los Astros, Locadio Guevara, resaltó que el nacional “es un lanzador derecho muy atlético, con un buen repertorio, tira muchos strikes y mantiene bolas bajitas”.

Bryan Solano entrenó durante año y medio en la Academia AM, de León, Nicaragua, a cargo de su dueño, Álvaro Montalván (izquierda), y Carlos Levy (foto agencia DT Comunicación).
Bryan Solano entrenó durante año y medio en la Academia AM, de León, Nicaragua, a cargo de su dueño, Álvaro Montalván (izquierda), y Carlos Levy (foto agencia DT Comunicación).

“Bryan tiene buena velocidad, mantiene una recta que oscila entre los 90 y 92 millas, con buen cambio de velocidad que oscila entre los 83 y 84 millas y un slider entre los 79 y 80 con buena rotación hacia el piso”, agregó el scout.

“Para nuestro gerente, Jeff Luhnow, y nuestro director internacional, Oz Campo, es de gran orgullo tener en nuestro sistema minoritario un jugador de Costa Rica”, apuntó Locadio Guevara.

Los Astros enviarán al serpentinero tico a su filial en la liga Rookie de República Dominicana como primer escalón del proceso en el que intentará ascender hasta el primer equipo en las Ligas Mayores.

Ya el 15 de abril, Bryan Solano deberá estar en la lomita con el equipo caribeño y lanzar en la Liga de Verano. Si en Nicaragua dio el 100%, en suelo dominicano deberá doblarlo para superar las diferentes etapas (clase A, Doble A y Triple A) y ser llevado al final a la crema y nata.

“Los contratos no tienen fecha de vencimiento específico, se contrata al pelotero con el fin de llevarlo a las Mayores. Todo va a depender del jugador si se queda o no, su ligamen puede finalizar por bajo rendimiento, incapacidad o mala conducta”, concluyó Montalván.

A Bryan Solano se le describe como una joven promesa del béisbol internacional, lanzador espigado, con un brazo derecho especial para este deporte, de buen físico y estirpe ganadora (foto agencia DT Comunicación).
A Bryan Solano se le describe como una joven promesa del béisbol internacional, lanzador espigado, con un brazo derecho especial para este deporte, de buen físico y estirpe ganadora (foto agencia DT Comunicación).

Para la Federación Costarricense de Béisbol (FCB), el paso que dará Solano impulsará a que más niños y jóvenes se entusiasmen con la disciplina.

“La firma de Bryan Solano, un joven pelotero que inicia desde muy niño en este apasionante deporte, es el premio al esfuerzo y tenacidad del muchacho durante su proceso como pelotero de Selección y Juegos Nacionales, nos sentimos orgullosos como Federación y todo un país por verlo llegar a tan altos niveles. También nos abre la ventana para que más organizaciones miren hacia nuestro país porque aquí hay talento”, comentó Vladimir Murillo, presidente de la FCB.

Ahora, Bryan Solano tiene la palabra, ya cumplió su sueño de pertenecer a una organización de Grandes Ligas y su nueva meta a futuro será jugar en el Minute Maid Park una temporada de las Ligas Mayores.

El cuadro de los Astros forma parte de la Liga Americana de la Mayor League Baseball, fue fundado en 1962 y su logro más importante fue el subcampeonato en la Serie Mundial en la campaña del 2013.

SACRIFICIO MATERNO LO LLEVÓ A CREER EN EL BÉISBOL

Detrás de la lomita también hay una vida que contar… Bryan Solano se paseaba de niño por la arena del barrio Cieneguita de Limón y agarraba el bate y la manilla sin conocer lo que le depararía el destino.

Ante la muerte de su padre, hace 14 años, la mamá de Bryan Solano, Julieth Beckford, fue quien asumió las responsabilidades económicas del hogar, lo motivo a practicar el béisbol y le inculcó valores humanos (foto agencia DT Comunicación).
Ante la muerte de su padre, hace 14 años, la mamá de Bryan Solano, Julieth Beckford, fue quien asumió las responsabilidades económicas del hogar, lo motivo a practicar el béisbol y le inculcó valores humanos (foto agencia DT Comunicación).

Disfrutó de cada mejenga de pelota en la playa y luego se incorporó a los campos de juego en Puerto Limón. Estuvo en todas las posiciones, pero lo que más le atrajo fue la de ser pitcher, un puesto difícil que hace que el pelotero ría o llore tras un encuentro. No tuvo temor y fue mostrando su brazo.

“Recuerdo que me inicié en el béisbol a la edad de 11 años, primero jugando en la playa. Después tuve mi primer entrenador: Ricky Lackwood. Probé en diferentes posiciones, pero realmente lo que me gustaba era lanzar”, admitió Solano.

Su padre murió hace 14 años, por lo que la figura materna de Julieth Beckford fue la que lo crió y le dio todos los valores para ser una buena persona. El esfuerzo de su madre por sacar adelante la familia lo hizo madurar desde muy pequeño.

“No fue fácil superar la muerte de mi papá. Soy el menor de tres hermanos y mi madre se hizo cargo de todo en la casa. Siento que eso es lo que me motivó a esforzarme y me impulsó a abrirme caminos en este caso, en un deporte que me gusta y amo tanto como el béisbol”, aseguró Bryan, quien dejó a su familia a finales del 2015, hace año y medio, para radicar en Nicaragua.

“Ha sido muy duro, pero si uno quiere llegar lejos hay que sacrificarse y trabajar fuerte”, acotó Solano.

Bryan Solano fue elegido el beisbolista más valioso y ganó la presea de plata con Limón, en los Juegos Nacionales de Upala en el 2015 (foto agencia DT Comunicación).
Bryan Solano fue elegido el beisbolista más valioso y ganó la presea de plata con Limón, en los Juegos Nacionales de Upala en el 2015 (foto agencia DT Comunicación).

El novel lanzador limonense reconoció que viene lo más duro, mantenerse en los Astros y jugar algún día en las Mayores.

“La clave del éxito hasta el momento ha sido ser perseverante y dedicado en lo que hago, esto es un trabajo y hay que tomarlo con seriedad y responsabilidad. Mis entrenadores en Nicaragua me han dicho que debo cuidarme y seguir trabajando fuerte”.

“La clave del éxito hasta el momento ha sido ser perseverante y dedicado en lo que hago. Esto es un trabajo y hay que tomarlo con seriedad y responsabilidad. Mis entrenadores en Nicaragua me han dicho que debo cuidarme y seguir trabajando fuerte”, declaró  el beisbolista en un boletín de prensa de la agencia DT Comunicación.

Entre sus logros más importantes está haber sido el pelotero más valioso de los Juegos Deportivos Nacionales de “Upala 2015” y medallista de plata con Limón en dichas justas, además formó parte de algunos procesos de la Selección Juvenil de Costa Rica.

En síntesis, esta es la historia del lanzador derecho Bryan Solano Beckford, el nuevo fichaje de los Astros de Houston, quien buscará desde las ligas menores ascender al primer equipo de las Grandes Ligas.

Álvaro Montalván (izquierda), dueño de la Academia AM, en León, Nicaragua, le pulió al pelotero costarricense Bryan Solano en todos los aspectos del juego, en lo físico, mental y técnico (foto agencia DT Comunicación).
Álvaro Montalván (izquierda), dueño de la Academia AM, en León, Nicaragua, le pulió al pelotero costarricense Bryan Solano en todos los aspectos del juego, en lo físico, mental y técnico (foto agencia DT Comunicación).

LOS ASTROS VAN CON TODO PARA LA TEMPORADA 2017

Optimized-Astros-Houston

Por: Éric Núñez (Associated Press).

Houston, Texas (Estados Unidos). El eslogan de los Astros de Houston para la temporada 2017, en el béisbol de las Grandes Ligas que comienzan este domingo 2 de abril, va directo al grano: “Gánenselo”.

Y en los papeles, lo tienen todo para hacerlo, si se repasa las principales atracciones y novedades de su novena elegida.

—Carlos Correa, el torpedero con 42 jonrones en un año y medio de servicio, pero que quedó insatisfecho con su primera campaña completa en las mayores.

—José Altuve, el segunda base que ha salido campeón de bateo de la Liga Americana en dos de los últimos tres años y que lleva tres temporadas seguidas de por lo menos 200 hits.

—Dallas Keuchel, el ganador del premio “Cy Young” en el 2015.

—Carlos Beltrán, el inagotable veterano que viene de una temporada con 29 jonrones, su mayor cantidad desde el 2012.

Beltrán regresa a la ciudad donde causó sensación en la postemporada del 2004, con ocho cuadrangulares. El puertorriqueño firmó con Houston en busca de la clase de equipo con el que pueda conquistar ese esquivo anillo de Serie Mundial que ha perseguido desde su debut en 1998.

Este anhelo arropa a cada integrante de los Astros.

“Tenemos muchas expectativas con este equipo”, expresó el manager A. J. Hinch. “Hay que salir a ganárselo, como dice el eslogan. El optimismo es inmenso por un cúmulo de razones.

El veterano Carlos Beltrán, jardinero de los Astros de Houston. Gracias a sus constantes jonrones, que lo tiene en el noveno lugar del mundo, el puertorriqueño de 39 años es uno de los jugadores con mejores estadísticas en postemporada de la historia (foto David J. Phillip, de AP).
El veterano Carlos Beltrán, jardinero de los Astros de Houston. Gracias a sus constantes jonrones, que lo tiene en el noveno lugar del mundo, el puertorriqueño de 39 años es uno de los jugadores con mejores estadísticas en postemporada de la historia (foto David J. Phillip, de AP).

Pensaban eso mismo en el 2016, un año en el que quedaron fuera de la postemporada por muy poco, pagando caro el iniciar la campaña con 17 derrotas en sus primeros 24 juegos. Tras haberse clasificado a los play-offs el año previo, el resultado dolió.

“No nos esperábamos un arranque tan malo”, reconoció el gerente general Jeff Luhnow. “Nadie se lo esperaba, y cuando ocurrió, quedamos como paralizados”.

Con la incorporación de varios veteranos, Houston espera tener los recursos para neutralizar las malas rachas.

La potente alineación que ya incluía al venezolano Altuve y al boricua Correa se reforzó con Beltrán, el jardinero Josh Reddick y el receptor Brian McCann.

También podrán contar con el primera base cubano Yulieski Gurriel y el tercera base Alex Bregman para un año completo.

Se trata de una ofensiva imponente. Pero bajar a los Rangers de Texas de su pedestal de campeones de la división Oeste de la Liga Americana y frenar el empuje de los Marineros de Seattle, los Astros van a necesitar de la mejor versión de Keuchel tras un 2016 a la baja, en el que se perdió el último mes por una lesión en el hombro.

ABRIDORES

Aparte de Dallas Keuchel, necesitarán un mejor rendimiento de parte de Lance McCullers, quien solo pudo abrir en 14 juegos debidos a lesiones. Ambos lucen recuperados.

Pero lo mismo no se puede decir de Collin McHugh, su tercer abridor. Iniciará la campaña en la lista de incapacitados por un problema del brazo. Mike Fiers, Charlie Morton y Joe Musgrove completan la rotación.

Es probable que tarde o temprano deban buscar a un abridor de primera categoría para estar en condiciones de volver a los play-offs. José Quintana (Medias Blancas) y Julio Teherán (Bravos) podrían ser algunas de las opciones.

El paracorto puertorriqueño Carlos Correa, de los Astros de Houston, ante los Yanquis de Nueva York en un juego de la temporada del 2016. Fue el novato del año de la Liga Americana en el 2015 (foto Anthony Gruppuso, de USA TODAY Sports).
El paracorto puertorriqueño Carlos Correa, de los Astros de Houston, ante los Yanquis de Nueva York en un juego de la temporada del 2016. Fue el novato del año de la Liga Americana en el 2015 (foto Anthony Gruppuso, de USA TODAY Sports).

LA AMARGURA DE CORREA

En su primera campaña completa, el puertorriqueño Carlos Correa bateó para .274 con 20 jonrones y 96 impulsadas. Son números que cualquier otro envidiaría, pero el torpedero de 22 años no quedó satisfecho.

Su nombre es mencionado en la papeleta de peloteros con el potencial de ganar el premio al “Jugador Más Valioso”. Apunta a eso y a jugar la Serie Mundial en octubre próximo.

“Mi nivel tiene que ser mucho mejor al de la pasada temporada para que mi equipo pueda estar en los play-offs. No hice el año pasado, así que siento que ese es mi deber este año”.

VETERANOS

Para su temporada número 20 y por cumplir los 40 años en abril, el puertorriqueño Carlos Beltrán se alternará en el jardín izquierdo y como bateador designado. Reddick y Norichika Aoki cubrirán las esquinas en los jardines, con George Springer instalado en el central.

Cuando McCann se vio desplazado por la irrupción de Gary Sánchez con los Yanquis de Nueva York, el receptor dio el guiño a un canje y encontró en los Astros el equipo con aspiraciones de postemporada y que le permitiera seguir como titular diario.

El FUTURO

La atención se enfoca en el impacto que Bregman tendrá en su primera campaña completa, luego de conectar ocho cuadrangulares y producir 34 carreras en 49 juegos el año pasado.

El derecho dominicano Francis Martes, dueño de una recta de 95 millas por ahora, es el prospecto más notable y su llamado está cercano.

LO QUE PUEDE SALIR MAL

Ken Giles trastabilló en su primer año como cerrador de Houston, tras un canje con Filadelfia. Ha vuelto a ser ratificado en el puesto, pero Luke Gregerson y Will Harris podrían salir al auxilio.

En busca de estabilidad en la primera base tras la salida de Lance Berkman en el 2010, Houston asignó a Gurriel en la posición. Antesalista toda su vida, Gurriel se vio tapado por Bregman. Con 15 años de experiencia en Cuba, Gurriel ha tenido que aprender a jugar en una nueva posición.

FUENTES CONSULTADAS: Periodista Alexánder Loría, de la agencia “DT Comunicación”; Federación Costarricense de Béisbol, libro “Salón de la Fama: Galería Costarricense del Deporte” (2013), fascículo Nº 9 de la colección “100 años de Deportes” (1999), los diarios La Nación y La Prensa (Nicaragua), los periodistas Paco Vargas y Juan Diego Villarreal, YouTube y Yahoo Deportes.

Dejar una respuesta