Compartir
Marco Russ (primer plano), defensa del Eintracht de Fráncfort, ingresa al terreno de juego para el calentamiento antes de jugar el partido de ida de del 'playoff' para definir el descenso en la Bundesliga, de la Primera División de Alemania de ida alemana, jugado el 19 de mayo en Fráncfort Alemania.

Berlín (Alemania). El fútbol alemán está conmocionado por el drama alrededor del defensa dentral Marco Russ. Al capitán del Eintracht de Fráncfort se le descubrió un tumor al dar positivo por hormona del crecimiento en una prueba antidopaje a la que se tuvo que someter tras un encuentro de la recién finalizada Bundesliga alemana, según informó el propio club.

El futbolista alemán, de 30 años, fue operado este martes, pero hace unos días pidió a su entrenador, Niko Kovac –alemán naturalizado croata–, que le convocara para el partido de vuelta del lunes en el play-off contra el Nuremberg, en el que el Eintracht ganó la permanencia en la Primera división de la Bundesliga, según destacó el diario Bild.

Después de conmover al mundo con su historia, el zaguero central vio por televisión como sus compañeros certificaron la continuidad de su equipo en la máxima categoría alemana.

Tras igualar a uno el partido de ida como local frente al Nurenberg, en el que Russ finalmente participó y tuvo un importante protagonismo porque marcó un doloroso gol en propia puerta al minuto 43, el Eintracht Frankfurt logró su permanencia al ganar por 1-0 como vistante, gracias al gol del suizo Haris Seferovic al 66′.

Antes y después del partido, los jugadores del elenco vencedor homenajearon a su compañero Marco Russ, a quien le fue detectado un tumor. De todas maneras, Russ decidió jugar el partido de ida y marcó un autogol que casi hace descender a su equipo, uno de los más antiguos de Alemania, fundado en 1899.

Los medios alemanes se preguntaban la semana pasada, antes del partido de ida ante el Núremberg, si Russ podría jugar a pesar de tener altos niveles de una substancia prohibida en su cuerpo.

El vicepresidente de la DFB, Rainer Koch, respondía con rotundidad: “En este momento el jugador Marco Russ no tiene prohibición de jugar”. Además, los médicos que han tratado a Russ daban su consentimiento para que el futbolista siguiera jugando.

“No hay riesgo que la enfermedad empeore por seguir jugando”, explicaron. Por la noche saltaba al césped ante el Núremberg y al filo del descanso anoto un tanto en propia puerta que le permitió abrir el marcador a los visitantes.

 

A RUSS LE REALIZARON TRES PRUEBAS

En un comunicado de prensa, el Eintracht de Fráncfort explicó que recibieron la semana anterior los resultados de las tres pruebas del control antidopaje (la primera de ellas luego del partido contra el Darmstadt, el 30 de abril), que revelaban unos niveles “extremadamente altos de la hormona del crecimiento humano”.

Los especialistas de la Agencia Alemana Antidopaje (NADA) sugirieron inmediatamente que estos valores sospechosos podían deberse a una enfermedad.

El médico internista del club le realizó la semana anterior las primeras pruebas y le derivó a un urólogo, que por la tarde diagnosticó un “tumor grave” que explicaba los elevados valores hormonales, confirmado poco después por los análisis.

En otro comunicado, la agencia antidopaje señaló que, en aplicación de la legislación vigente, informó del positivo de Russ a la fiscalía de Fráncfort, responsable de la investigación, pero también indicó que “estos hallazgos en los análisis pueden ser indicativos de una producción del organismo relacionada con una enfermedad”.

A pesar de que se le diagnóstico una enfermedad, un tumor grave, Marco Russ jugó y cometió autogol el jueves 19 de mayo en el sector defensivo del Eintracht de Fráncfort, que empató 1-1 en casa contra el Nuremberg. En la acción, Russ recibió el apoyo de sus seguidores al concluir el encuentro.
A pesar de que se le diagnóstico una enfermedad, un tumor grave, Marco Russ jugó y cometió autogol el jueves 19 de mayo en el sector defensivo del Eintracht de Fráncfort, que empató 1-1 en casa contra el Nuremberg. En la acción, Russ recibió el apoyo de sus seguidores al concluir el encuentro.

La fiscalía, avanza el Bild, registró la habitación del hotel, la casa y la taquilla en los vestuarios del futbolista alemán, actuación que, según el diario, indignó al Eintracht de Russ.

La burocracia y los malos entendidos hicieron que la fiscalía no supiera que el positivo del jugador no era por el consumo de sustancias prohibidas sino por una enfermedad.

El presidente del Eintracht, Peter Fischer, declaraba a la emisora Hessischen Rundfunk que los registros son “un «escándalo” y “una total falta de respeto”, además de dejar en evidencia la incomunicación entre las distintas instituciones.

La carrera de Marco Russ comenzó como no podía ser de otra manera a los cuatro años, en el equipo VfB 06 de Grossauheim, al tener como entrenador a su padre Reiner Russ.

Jugadores del Eintracht de Fráncfort festejan su gol al Nuremberg, que significó el gol de la victoria 1-0 para continuar en la Bundesliga, luego de la anotación del suizo Haris Seferovic (Nº 9), este lunes 23 de mayo como visitante.
Jugadores del Eintracht de Fráncfort festejan su gol al Nuremberg, que significó el gol de la victoria 1-0 para continuar en la Bundesliga, luego de la anotación del suizo Haris Seferovic (Nº 9), este lunes 23 de mayo como visitante.

 

En 1996 ingresó a la división juvenil del Eintracht de Fráncfort y a la categoría adulta en el 2004 hasta el 2011, para jugar luego la temporada 2011-2012 con el Wolfsburgo. Volvió en el 2013 al Eintracht y la semana anterior, el jueves 19 de mayo, Russ jugó su último partido.

Para este defensor central Marco Russ, el encuentro de su vida realmente fue este martes 24 de mayo en el quirófano.

Pero la historia quedará para siempre grabada en Alemania por haber querido superar la mayor adversidad y volver a jugar al fútbol.

FUENTES: Diario ‘ABC’ de Madrid (España), sitio Goal.com, Yahoo Deportes y Agence France-Presse (AFP).

Dejar una respuesta