Compartir
Alexander Robinson, capitán y defensor del Antigua GFC, alzó el trofeo de campeón del Torneo de Apertura 2015, en diciembre pasado, en Guatemala (foto Pedro Pablo Mijangos, de 'Nuestro Diario', de Guatemla).

El defensor Alexánder Robinson, actual capitán del equipo Antigua GFC, vigente campeón de la Liga Nacional de Guatemala, se convirtió en el caso número 15 de un futbolista costarricense suspendido por dopaje, luego de que este jueves fuera castigado de forma “temporal” tras dar positivo en un examen que se le realizó en diciembre en la final del Torneo de Apertura 2015.

Su nombre se une a otros procesos similares de doping que, en el pasado, sufrieron en nuestro balompié los exjugadores Alexánder Víquez, Johnny Murillo, Austin Berry (en dos ocasiones), Ronald la Bala Gómez, Mauricio Montero, Luis José Herra, Leonardo Fabio Jiménez, Carlos Alemán, Javier Gutiérrez, Andy Furtado, Kevin Stewart, Carlos Quesada, Roberth Arias y David Diach, quien sigue activo en la segunda categoría tica.

La resolución en contra de Robinson se la comunicó la Comisión Médica y el Comité Normalizador de la Federación Nacional de Fútbol de Guatemala (Fedefut), junto a tres compañeros del tico en Antigua GFC, el argentino Alejandro Díaz y los chapines Leonel Aroche y Víctor Ayala, quienes también fueron castigados por el mismo motivo.

Este jueves, el zaguero costarricense Alexánder Robinson, del equipo Antigua GFC, se presentó a declarar a las oficinas de la Federación Nacional de Fútbol de Guatemala (foto 'Prensa Libre', de Guatemala).
Este jueves, el zaguero costarricense Alexánder Robinson, del equipo Antigua GFC, se presentó a declarar a las oficinas de la Federación Nacional de Fútbol de Guatemala (foto ‘Prensa Libre’, de Guatemala).

El doctor Rafael Robles, que preside la Comisión Médica de la Fedefut, explicó que Robinson, Díaz, Aroche y Ayala ingirieron el esteroide anabólico SARM S-22, “que promueve el crecimiento del músculo esquelético”, según detalló Prensa Libre de Guatemala.

De esta forma, el exdefensor del Saprissa y sus colegas quedaron inhabilitados de jugar momentáneamente por dar positivo en un control antidopaje y se exponen a una suspensión de hasta cuatro años, en caso de que el segundo análisis sea positivo, al tomar como referencia el reglamento de la Agencia Mundial Antidopaje.

“El equipo está molesto de cómo se está manejando el caso, porque lo primero es que la información llegue a nosotros. En Costa Rica tuve la oportunidad de ir a control dos veces y no pasó nada”, recordó Alexánder Robinson en declaraciones publicadas en Prensa Libre.

Alexánder Robinson (cuarto en la fila de arriba, de izquierda a derecha) fue titular el miércoles pasado, en su último partido con el campeón Antigua GFC, que igualó 0-0 con Mictlán, en la tercera fecha del torneo de Guatemala (foto Pedro Pablo Mijangos, de 'Nuestro Diario', de Guatemala).
Alexánder Robinson (cuarto en la fila de arriba, de izquierda a derecha) fue titular el miércoles pasado, en su último partido con el campeón Antigua GFC, que igualó 0-0 con Mictlán, en la tercera fecha del torneo de Guatemala (foto Pedro Pablo Mijangos, de ‘Nuestro Diario’, de Guatemala).

El último miércoles, los cuatro futbolistas que dieron positivo en las pruebas de dopaje realizadas en las semifinales y finales del Torneo de Apertura 2015, jugaron su último partido con Antigua GFC, líder del Torneo de Clausura 2016, tras empatar 0-0 como visitante ante el Mictlán, en la tercera fecha del campeonato.

Los cuatro futbolistas que dieron positivo en las pruebas de dopaje, que se las hicieron en diciembre durante las semifinales y finales del Torneo de Apertura 2015, pidieron este jueves la prueba B, que consiste en una repetición del estudio antidopaje con la muestra inicial para comparar de nuevo los resultados.

“Vamos a buscar todas las pruebas de descargo porque es injusto que se siga una cacería de brujas contra el equipo de Antigua”, declaró el presidente de Antigua, Rafael Arriaga, tras reunirse con dirigentes del fútbol guatemalteco.

Alexánder Robinson (izquierda) recibe instrucciones del técnico de Antigua GFC, el argentino Mauricio Tapia, el miércoles anterior en el juego contra Mictlán (foto Pedro Pablo Mijangos, de 'Nuestro Diario', de Guatemala).
Alexánder Robinson (izquierda) recibe instrucciones del técnico de Antigua GFC, el argentino Mauricio Tapia, el miércoles anterior en el juego contra Mictlán (foto Pedro Pablo Mijangos, de ‘Nuestro Diario’, de Guatemala).

MANFRED RUSSELL NO SERÁ CASTIGADO

El otro costarricense involucrado en este escándalo, el volante Manfred Russell, también de Antigua GFC y exfutbolista del Saprissa, y el chapín Nixon Wilfredo Flores, del subcampeón Guastatoya, presentaron en sus exámenes cantidades mínimas de clembuterol, por lo que no fueron condenados y podrán seguir jugando en el fútbol de Guatemala.

Russell y Flores tendrán que esperar que el Comité Normalizador de la Federación chapina ratifique si pueden continuar jugando con Antigua GFC y Guastatoya, respectivamente.

Ambos aparecieron con una dosis demasiado baja de Clembuterol, sustancia usada por los deportistas para dar crecimiento a la masa muscular y que ayuda a ganar fuerza, músculo y velocidad.

Manfred Russell, volante de Antigua GFC, podrá seguir jugando sin problemas en el fútbol guatemalteco, luego de que fue exonerado de culpa en el examen 'doping' que se le hizo tras la final de Apertura 2015, en diciembre pasado (foto Pedro Pablo Mijangos, de 'Nuestro Diario', de Guatemala)..
Manfred Russell, volante de Antigua GFC, podrá seguir jugando sin problemas en el fútbol guatemalteco, luego de que fue exonerado de culpa en el examen ‘doping’ que se le hizo tras la final de Apertura 2015, en diciembre pasado (foto Pedro Pablo Mijangos, de ‘Nuestro Diario’, de Guatemala)..

Solo uno de los seis jugadores implicados en este polémico, el chapín Nixon Wilfredo Flores, dio declaraciones a los medios de comunicación, al salir de las instalaciones de la Fedefut.

“Fueron mínimos los niveles, la sustancia llegó a mi cuerpo por comer carne, fue una contaminación y los médicos me dijeron que no me suspenderán”, señaló Flores, quien aseguró sentirse tranquilo y limpio porque “solo fue una contaminación”.

Desde el 2005 que se realizan las pruebas doping en el fútbol chapín, se registraron 26 casos adversos, incluidos estos seis futbolistas acusados tras la fase final del Torneo Apertura del 2015.

Uno de ellos, el panameño Adolfo Machado, actual defensor del Saprissa, fue sancionado por dos años en el 2011 –mientras jugaba con el Comunicaciones– al dar positivo de boldenona, una sustancia prohibida que incrementa la masa muscular.

Manfred Russell (izquierda) y Alexánder Robinson en agosto del 2015, cuando se vincularon al equipo Antigua GFC, de Guatemala (foto sitio 'web' del Antigua GFC).
Manfred Russell (izquierda) y Alexánder Robinson en agosto del 2015, cuando se vincularon al equipo Antigua GFC, de Guatemala (foto sitio ‘web’ del Antigua GFC).

QUINCE CASOS DE DOPAJE EN EL FÚTBOL TICO

La polémica situación del defensor campeón con el Antigua GFC, Alexánder Robinson, no es el único caso de un futbolista de Costa Rica sancionado por dopaje en el fútbol guatemalteco.

En enero del 2014, el defensor Roberth Arias, del equipo chapín Deportivo Heredia, fue condenado dos años al dar positivo en un examen que se le realizó allá, durante las semifinales jugadas en diciembre del 2013.

Aquella vez, Arias apareció con un derivado sintético de la testosterona, una de las más efectivas herramientas para conseguir músculo y fuerza en un corto lapso, de acuerdo a las versiones de la prensa guatemalteca.

Desde entonces, Roberth Arias dejó el fútbol y hoy labora en el club Pérez Zeledón, encargado de las ligas menores y es asistente técnico en el primer equipo del entrenador Mauricio Wright.

El exjugador Roberth Arias (izquierda) en el 2013, cuando jugaba la Concacaf con el Deportivo Heredia de Guatemala ante el San José Earthquakes. Meses después fue castigado dos años por dopaje y se retiró del fútbol.
El exjugador Roberth Arias (izquierda) en el 2013, cuando jugaba la Concacaf con el Deportivo Heredia de Guatemala ante el San José Earthquakes. Meses después fue castigado dos años por dopaje y se retiró del fútbol.

Hubo otro sonado caso de dopaje de un jugador tico en el exterior, que se dio hace 16 años. El ariete David Angelo Diach fue condenado dos años por la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) por un supuesto dopaje en Grecia, mientras militaba con el equipo Paniliakos en la temporada 1999-2000.

Diach regresó al fútbol en enero del 2002 y, desde entonces, jugó para clubes de Brasil, El Salvador, Guatemala y Costa Rica. Hoy, a los 41 años, sigue activo y es delantero del Juventud Escazuceña, en la Liga de Ascenso, dentro de la Segunda División tica.

El primer caso de dopaje en el balompié costarricense se produjo hace 22 años con el atacante Alexander Víquez, de Alajuelense. Fue en la final del campeonato de 1993-1994 contra Saprissa, pero fue absuelto porque el proceso presentó muchas anomalías.

Luego fue Johnny Murillo, del Herediano, a quien se le castigó con dos meses de suspensión por dar positivo en un control doping durante la temporada de 1995-1996.

Le siguió Austin Berry cuando actuaba para Alajuelense y dio positivo en las pruebas del 7 de julio de 1996, después de jugarse la final ante el Cartaginés por la campaña 1995-1996.

David Diach grita un gol en el 2006 con el Luis Ángel Firpo, de El Salvador. En el 2000 fue sancionado por dopaje en el fútbol de Grecia; hoy, a los 41 años, sigue activo con Juventud Escazuceña, en la Segunda División.
David Diach grita un gol en el 2006 con el Luis Ángel Firpo, de El Salvador. En el 2000 fue sancionado por dopaje en el fútbol de Grecia; hoy, a los 41 años, sigue activo con Juventud Escazuceña, en la Segunda División.

Otros dos jugadores de Alajuelense, Mauricio Montero y Ronald la Bala Gómez, no se presentaron a depositar las muestras de orina en las pruebas doping, por lo que fueron dadas como positivas, en la citada final del campeonato ante los brumosos, el 31 de julio de 1996. Al final, ambos tuvieron que pagar una multa y se les absolvió de toda pena.

Para la final del torneo 1996-1997 entre Alajuelense y Saprissa, el entonces rojinegro Austin Berry y el morado Luis José Herra dieron positivo en el examen de dopaje. Pero fueron absueltos porque se consideró que no incurrieron en ningún error, debido a que algunos de los medicamentos que les aplicaron no advertían la presencia de sustancias prohibidas.

Casi diez años después, en marzo del 2006, la Fedefútbol, a través de su Comisión Disciplinaria, suspendió a tres jugadores que dieron positivo en controles antidopaje tras el partido entre Carmelita y el Municipal Liberia, el 22 de enero de ese año.

Ellos fueron los liberianos Leonardo Fabio Jiménez y Carlos Alemán, así como el carmelo Javier Gutiérrez, a quienes se les encontró en su orina sustancias prohibidas por la FIFA.

A Alemán y Gutiérrez se les impuso esa vez una sanción de seis meses fuera de toda actividad futbolística, pues se les encontró la sustancia antiinflamatoria “dexometazona”. Y Jiménez estuvo fuera del fútbol por ocho meses tras detectársele “tetrahydrocannabinol”, un metabolito de la marihuana.

Andy Furtado era el goleador de moda en Costa Rica, con el Herediao y la Tricolor. Pero salió dopado en un examen que se le hizo cuando militaba con los florenses, como préstamo del Marathón de Honduras.
Andy Furtado era el goleador de moda en Costa Rica, con el Herediao y la Tricolor. Pero salió dopado en un examen que se le hizo cuando militaba con los florenses, como préstamo del Marathón de Honduras.

Uno de los casos especiales se dio aquí en junio del 2009, cuando el delantero Andy Furtado fue castigado dos años por dopaje mientras pertenecía al Marathón de Honduras, club que lo había prestado al Herediano para el Torneo de Verano de ese año.

Furtado dio positivo tras el primer encuentro de la final del Torneo de Verano 2009 contra el Municipal Liberia, que finalizó 0-0 en el estadio Edgardo Baltodano Briceño, de la Ciudad Blanca.

En la orina se le detectó betametasona, una sustancia derivada de una hormona llamada cortisol que, en el fútbol, permite aliviar el dolor e inflamaciones producto de los golpes. Pero está prohibida en el deporte porque también funciona como un estimulante, que permite al atleta mejorar su desempeño físico de manera artificial.

Tras militar en clubes de China (Shanghái Greenland Shenhua), Guatemala (Comunicaciones), Costa Rica (Limón FC, Belén FC, San Carlos) y Puerto Rico (Bayamón FC), su último club el año pasado fue el Juventud Independiente, de El Salvador.

Hoy Andy Furtado, exseleccionado al Mundial de Sudáfrica 2010, es agente libre, mientras busca un nuevo club, y labora como inspector de la firma holandesa APM Terminals, concesionaria de la Terminal de Contenedores en Moín, de su natal Limón.

Un año después, Limón FC dio de baja al portero Kevin Stewart, por un supuesto caso de dopaje, el 14 de setiembre del 2010.

El último caso de doping en el campeonato costarricense se había presentado hace cinco años con Carlos Quesada, volante del equipo Belén FC, quien dio positivo en un control antidopaje en el 2011, luego de se le tomó la muestra de orina al concluir el partido contra Orión del 16 de octubre de ese año.

Carlos Quesada era un volante desconocido de Belén FC en octubre del 2011, hace cinco años, cuando se convirtió en el último caso de dopaje en el torneo de la Primera División de Costa Rica.
Carlos Quesada era un volante desconocido de Belén FC en octubre del 2011, hace cinco años, cuando se convirtió en el último caso de dopaje en el torneo de la Primera División de Costa Rica.
Compartir
Artículo anteriorDe Bruyne estará de baja diez semanas
Artículo siguienteMbia, excentrocampista del Sevilla, recala en la liga china

Tiene 35 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Noticias Monumental, de Radio Monumental (1981-1983), y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (1991-1992). Estuvo ligado al Grupo Nación, primero en la revista “Triunfo” (1983-1991 y 1992-1993), luego en los periódicos “Al Día” (1993-1995) y “La Nación” (1995-2014). Fue designado “Redactor del Año” de “La Nación” en 1997 y obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas” en 1993 (compartido) y 2013. Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional, especializado en datos de selecciones nacionales de fútbol y de los futbolistas costarricenses que juegan en el exterior. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo”, en la que responde consulta de los lectores.

Tiene amplia experiencia en la cobertura de Mundiales de Fútbol en todas las categorías, así como de la Copa América 2011, la Copa de Oro del 2000 y la “Champions League” de la UEFA del 2000. Del 2010 al 2014 fue subeditor de Puro Deporte (“La Nación”), encargado de publicaciones deportivas especiales. Desde 1989 es corresponsal del semanario “France Football” de Francia y, desde 1990, integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania.

A partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football”, para elegir cada año al mejor jugador del mundo.

2 Comentarios

  1. ¿Cuándo jugó Mauricio “el Chunche” Montero en Guatemala? No dice ahí que Mauricio salió positivo en dopaje y tampoco Ronald Mauricio Montero ha jugado en Guatemala. ¿A quién se refiere entonces?

  2. Gracias, Mario Jiménez, por su observación. Quiero aclararle que el dato que se publica en este artículo se refiere a 15 casos de futbolistas costarricense que se vieron involucrados en casos de dopaje mientras jugaban en nuestro país, Grecia y Guatemala. La situación de Mauricio Montero se explica en el mismo artículo y refiere a cuando el exdefensor militó en Alajuelense en 1996 y, junto a su compañero Ronald “la Bala” Gómez, no se presentó durante la final de campeonato contra el Cartaginés a depositar las muestras de orina en las pruebas de dopaje, por lo que ambas fueron dadas como positivas. Semanas después, los dos tuvieron que pagar una multa y se les absolvió de toda pena.

Dejar una respuesta