Compartir
Brayan Jiménez, exdirigente de la Federación de Fútbol de Guatemala, se declaró culpable en Nueva York, Estados Unidos, de aceptar sobornos para otorgar derechos para partidos del Premundial de la FIFA hacia Rusia 2018.

Nueva York (Estados Unidos). El exlíder de la Federación de Fútbol de Guatemala (Fedefut), Bryan jiménez, dio un giro a su caso en el escándalo de corrupción que involucra a directivos de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) para declararse culpable, en una corte federal de Nueva York, Estados Unidos.

Jiménez, de 62 años, acordó pagar una multa de 350.000 dólares y se declaró culpable de cargos de complot en una audiencia del tribunal federal, ubicado en el condado de Brooklyn, al este de Nueva York, que lleva todos los casos de corrupción que estremecieron a la FIFA, al aceptar sobornos lucrativos y conspirar para cometer delitos de fraude por medios electrónicos y asociación delictiva.

Cada uno de esos dos cargos recibe una sentencia máxima que, en Estados Unidos, se castiga hasta con 20 años de prisión. Brayan fue arrestado en Guatemala en enero pasado y luego extraditado a Estados Unidos.

El exdirectivo chapín, que ejercía la presidencia federativa de su país desde el 2010, se había declarado inocente el 2 de marzo anterior, tras lo cual quedó en libertad bajo arresto domiciliario y una fianza de 1,5 millones de dólares. También tuvo que entregar su pasaporte.

El expresidente de la Federación de Fútbol de Guatemala, Brayan Jiménez, a la salida de la corte federal de Brooklyn, Nueva York, el pasado 2 de marzo del 2016.
El expresidente de la Federación de Fútbol de Guatemala, Brayan Jiménez, a la salida de la corte federal de Brooklyn, Nueva York, el pasado 2 de marzo del 2016.

Los fiscales indican que Jiménez aceptó cientos de miles de dólares en sobornos de una empresa de “mercadeo deportivo” llamada Media World, con sede en Florida. Señalan que, a cambio del dinero, otorgó a la compañía los derechos de comercialización en medios de partidos amistosos de la selección guatemalteca en las eliminatorias para los Mundiales de Rusia 2018 y Catar 2022.

Media World es una subsidiaria de Imagina US, la filial con sede en Miami del gigante español de medios Imagina.

“Durante un período de años, Media World transfirió estos sobornos desde sus cuentas bancarias en Estados Unidos al acusado y a un coconspirador, con frecuencia usando intermediarios en Estados Unidos y Guatemala”, aseguró el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Los abogados que representan a Brayan Jiménez no respondieron de inmediato a un mensaje que solicitaba sus comentarios sobre la declaración de culpabilidad.

El expresidente de la Fedefútbol, Eduardo Li, porta un brazalete electrónico y tiene monitoreo por circuito cerrado de televisión las 24 horas del día, en el apartamento neoyorquino donde cumple su arresto domiciliario.
El expresidente de la Fedefútbol, Eduardo Li, porta un brazalete electrónico y tiene monitoreo por circuito cerrado de televisión las 24 horas del día, en el apartamento neoyorquino donde cumple su arresto domiciliario.

Se desconoce de momento cuándo es la fecha en que se le dictará la sentencia judicial.

Jiménez, acusado de recibir soborno por contratos de televisión de los partidos de clasificación para el Mundial de Rusia 2018, es uno de los 41 dirigentes y entidades acusadas de diversos países del mundo, como parte de una investigación estadounidense de un esquema que implica lucrativos contratos que incluía sobornos por más de 200 millones de dólares por derechos de mercadeo y trasmisiones televisivas de torneos y partidos internacionales.

Entre los federativos involucrados figuran, además, Eduardo Li, expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), y el catracho Rafael Callejas, quien presidió Honduras entre 1990 y 1994 y fue jerarca de la Federación Nacional de Fútbol de Honduras (Fenafuth).

Mientras Li tiene una audiencia para este miércoles 3 de agosto (9 a. m., hora tica) ante la justicia estadounidense, la de Callejas será este viernes 5 de agosto (8 a. m.) que lo convertirá en el primer sentenciado del escandaloso caso de corrupción de la FIFA.

Dejar una respuesta