Compartir
Las dos máximas atracciones del Super Bowl 2018, ambos mariscales de campo. Se trata de Tom Brady (izquierda), de los New England Patriots, y Nick Foles, de los Philadelphia Eagles. El primero es considerado el mejor jugador de la historia, con cinco títulos ganados; y el segundo llegó para cubrir al mariscal titular Carson Wentz, quien se lesionó en diciembre; el "quaterback" logró que el equipo no resintiera la ausencia de su estrella (foto Twitter de la NFL).

POR: ANÍBAL CALDERÓN SOTO (*)

Los New England Patriots tendrán una nueva cita con la historia este domingo 4 de febrero, cuando enfrenten los Philadelphia Eagles, en la edición 52 del Super Bowl del fútbol americano, por realizarse en el estadio U.S. Bank, en la ciudad estadounidense de Minneápolis (Minnesota).

El partido está previsto para arrancar este domingo a las 5:30 de la tarde (hora de Costa Rica) y podrá ser visto en nuestro país a través de las cadenas ESPN y FOX Sports.

Será una oportunidad de oro para aumentar la leyenda de una franquicia como los Patriots.

Cuatro franquicias de la National Football League (NFL) no han estado tan siquiera en un Super Bowl, mientras que el dúo del entrenador en jefe, Bill Belichick de 65 años, y el quaterback Tom Brady, de 40, ya suma cinco títulos, la mayor cantidad para un entrenador y un mariscal de campo en toda la historia de la NFL.

De ganar los Patriots este domingo 4 de febrero, el equipo de Nueva Inglaterra sumaría su sexto trofeo Vince Lombardi, con lo cual empataría a los Pittsburgh Steelers como los más ganadores en la liga.

También a nivel del deporte estadounidense, de llegar a seis coronas el tánden Belichik empataría a otro dúo que hizo historia como el de Phill Jackson y Michael Jordan con los Bulls de Chicago en la NBA.

Belichik es un entrenador que logra que los jugadores encajen en su idea y esto ha permitido que aparte de los títulos haya podido llegar a 15 play-offs en 18 años con los Pats.

Lo de la otra acera no piensan ponérselo fácil. Los Eagles de Philadelphia llegan por tercera vez al Super Bowl; en las tres anteriores cayeron derrotados. El recuerdo más fresco fue contra los mismos Patriots con Tom Brady, en el Super Bowl 39, realizado en el 2005, cuando cayeron por un ajustado 24-21.

Los Eagles tuvieron una destacada temporada regular culminando con una marca de 13 juegos ganados y tres perdidos y lograron reponerse al revés de perder a su quaterback estrella y potencial jugador más valioso (MVP por sus siglas en inglés), Carson Wentz, cuya temporada acabó tras una lesión del ligamento cruzado, tras el juego contra Los Angeles Rams, en diciembre del año anterior.

Para su fortuna, los Eagles se encontraron a un inspirado Nick Foles, quien llenó el vacío de Wentz, con actuaciones sobrias que permitieron que el equipo pudiera olvidar el trauma de la salida de su estrella.

PATRIOTS CON LA HISTORIA A SU FAVOR

Si comparamos únicamente lo que se ha hecho en esta temporada hablaríamos de un 50-50 en cuando a posibilidades. Ambos equipos mostraron mucha regularidad e incluso los Eagles fueron el primer equipo de la NFL en sellar su pase a la postemporada.

Sin embargo, es innegable que los actuales campeones los Patriots es un equipo que tiene pedigree.

Su líder en el campo, Tom Brady, fue seleccionado en sexta ronda como el jugador 199 en el draft del año 2000. Casi dos décadas después pocos dudan que sea seriamente considerado no solo como el mejor quaterback de todos los tiempos, sino incluso podría ser el mejor jugador de la historia de la NFL.

Tom Brady tiene un récord 2,071 yardas en pases en siete juegos diputados en Super Bowl, (sí perdió dos veces ante la pesadilla de los Gigantes (2008-2012). En esta cifra supera ampliamente a jugadores que están en el salón de la fama de la NFL como Kurt Warner, Joe Montana y John Elway, que apenas sobrepasan las 1000 yardas en el gran juego. Brady sabe ejecutar a la perfección las jugadas previamente diseñadas.

Una de sus grandes virtudes es que sabe como nadie jugar bajo presión, como lo demostró en el último cuarto del Super Bowl 51 ante los Falcons de Atlanta y aun más fresco el recuerdo de lo hecho ante los Jaguars de Jacksonville, en la final de la Conferencia Americana. Cuando es asechado por las defensas es el mejor quaterback en la liga con un porcentaje de eficiencia del 95.5 y promedia hasta 7.9 yardas por intento.

Brady con sus 32 pases de touchdown comandará una ofensiva que promedia 2.60 puntos por drive, primera en la NFL.

Tom Brady, leyenda del fútbol americano y mariscal de campo de los Patriots de New England (foto Twitter de la NFL).

El jueves 1º de febrero se disipó una de las preocupaciones para el entrenador Belichik cuando salió a la luz que el tight end Rob Gronkowski, fue liberado del protocolo de conmociones cerebrales luego del juego ante los Jaguars de Jacksonville, por lo que estará en la gran cita.

Gronk” es posiblemente el mejor en su posición en la liga y un aliado de lujo de Brady. Es sumamente atlético, tiene gran movilidad, capacidad lidiar con las defensas y distraer marcas, así como unas manos gigantescas que lo convierten en un receptor con clase.

Es cierto que Gronkowski estuvo ausente en el Super Bowl anterior, pero este año los Patriots no tendrán por lesión a su wide receiver, Julian Edelman, héroe tras una milagrosa recepción en el juego ante Atlanta, factor que hacía aún más necesaria la presencia de Gronkowski.

Bill Belichik, de los Patriots de New England, es considerado el mejor entrenador en la historia de fútbol americano profesional. Ya tiene cinco Super Bowls de siete disputados (foto Twitter de la NFL).

Dos datos para entender qué tan importante es el aporte del ala cerrada. La efectividad de conversiones en tercera oportunidad mejora de un 48% cuando está Gronk que el 22% de efectividad sin él. También en este año el porcentaje de yardas por jugada cuando no está es de 5.4 y con el jugador es de 6.0.

Otras armas ofensivas son el wide receiver Brandin Cooks con 17 recepciones tras pases profundos y seis touchdowns y Danny Amendola, un escurridizo jugador que puede aportar tanto en el cuerpo de receptores como en devoluciones de despejes con equipos especiales. No en vano se le conoce como “Danny play-off Amendola”, ya que suele crecerse en las grandes instancias.

En el ataque terrestre Los Patriots cuentan con Dion Lewis (máximo anotador con 10 touchdowns), James White, Brandon Bolden y Rex Burkhead. No es uno de los fuertes del equipo Patriota, el versátil Lewis aportó 896 yardas terrestres y seis anotaciones, siendo uno de los mejores en temporada regular.

Estos son las figuras de los Patriots (arriba) y Eagles que son señalados por los expertos como los candidatos a ganar el premio de “Jugador Más Valioso” del Super Bowl 2018 (foto Twitter de la NFL).

Quizás el capítulo que menos se habla del equipo de Nueva Inglaterra es de su defensa. Apartado en el que parecen tener desventaja.

El diario Washington Post revela un dato curioso, los Pats son una de las peores defensivas deteniendo yardas por drive con un promedio de 34.2, son 32da, en la liga pero una de las mejores previniendo puntos con un 43.8% de efectividad en la zona roja (últimas diez yardas).

Promedia 5.94 jugadas por drive, lo cual la convierte en 31ra en la liga.

Hay que darles el crédito que solo perdieron tres juegos en temporada regular ante los Panthers, Chiefs y Dolphins.
Jugadores de la linea defensiva interior como Malcom Brown, Lawrence Guy, and Ricky Jean-Francois tendrán una difícil misión para detener el juego terrestre de su excompañero LeGarrette Blount, Jay Ajayi y Corey Clement.

La estatua de Rocky Balboa envuelta por una bandera de los Eagles de Philadelphia, que es seguido con pasión por el actor principal de las películas de Rocky, Sylvester Stallone (foto Twitter de los Eagles).

EAGLES Y EL ESPÍRITU DE ROCKY BALBOA

Al igual que el personaje cinematográfico de Rocky Balboa ante Apollo Creed, de las primeras películas estadounidenses de la saga “Rocky“, escritas y protagonizadas por el actor Sylvester Stallone, el equipo de los Eagles no es el favorito en el Super Bowl 2018. El boxeador Balboa es interpretado por el actor Sylvester Stallone, gran fanático de los de Philadelphia.

El líder de la ofensiva de los Eagles será Nick Foles con cinco pases de touchdown en temporada regular. El equipo tiene una ofensiva respetable que promedia 2.20 por drive y son terceros en ese apartado en la liga.

Hay que darle crédito al dueño Jeffrey Lurie, al vicepresidente ejecutivo Howie Roseman y al entrenador Doug Pederson por empeñarse en repescar al quaterback Nick Foles.

El diario Washington Post reportó que le pagaron la nada despreciable suma de 12 millones de dólares, una cantidad importante para un jugador que estaba destinado a pasar la temporada tras bambalinas. No fue así. La lesión de Wentz puso a Foles en un primer plano y ha logrado en tan solo siete juegos un 96.4 de eficiencia en el pase. Si le dan el tiempo necesario dentro de la bolsa de protección podría ser capaz de lograr grandes cosas.

Tiene 57 pases completos de 101 intentos, 537 yardas en la temporada, 76.7 yardas por partido y cinco pases de anotación.

Sus mejores socios serán los wide receivers Nelson Agholor con 62 recepciones, 768 yardas y un promedio anual de 12.4, a eso lo agregamos nueve anotaciones, no menos impresionantes son los números de Alshon Jeffery con sus 57 recepciones, 789 yardas y 13.8 yardas promedio para 9 touchdowns en temporada regular.

En el ataque terrestre no hay peor cuña que la del mismo palo, LeGarrette Blount, ganó el Super Bowl con los Patriots en el 2017 y ahora lo disputa en la acera del frente. Blunt es un potente corredor que tiene un promedio de 6.3 yardas por acarreo en el 2017 y contabiliza tres touchdowns.

Otro factor clave será el ala cerrada Zach Ertz. Una verdadera amenaza en la zona roja con que tiene 824 yardas y ocho anotaciones. Ertz mide 1.96 y promedia 11.1 yardas por intento.


Nick Foles llegó a los Eagles de Philadelphia para cubrir al mariscal titular Carson Wentz, quien se lesionó en diciembre pasado; el “quaterback” logró que el equipo no resintiera la ausencia de su estrella (foto Twitter de la NFL).

Si de fortalezas se trata los Eagles tendrán que recurrir al viejo adagio que dice que las defensas ganan campeonatos.

La defensa Eagles permitieron 18.4 puntos por partido esta temporada, son cuartos en la NFL. Apenas permiten 1.60 puntos por drive y son terceras en la liga.

Sus figuras como el ala defensiva Brandon Graham, quien esta temporada logró 47 tackles y un promedio de 9.5 capturas (promedio más alto de su carrera).

Chris Long , que provocó cuatro fumbles esta temporada. Fletcher Cox con sus 5.5 capturas, es un defensor top con dos participaciones en Pro Bowl (juego de estrellas). También destaca Patrick Robinson con intercepciones.

La defensa de Philadelphia es capaz de provocar una presión tan intensa que podría convertirse una pesadilla para Tom Brady.

Como entrenador en jefe de los Eagles está Doug Pederson, entrenador de 47 años que fue contratado en enero del 2016 tras ser coordinador ofensivo de los Kansas City Chiefs, sus dos años de experiencia contrastan con las 18 temporadas como entrenador en jefe de Belichik con los Pats.

Pederson, de 50 años, es un exquaterback de bajo perfil, el entrenador llega a la gran cita con una marca de 15 juegos ganados y solo tres perdidos, es visto por su rival como una entrenador agresivo que sabe explotar a la perfección la variedad de recursos con los que cuenta.

(*) ANÍBAL CALDERÓN SOTO es egresado en Periodismo de la Universidad Federada. Trabajó para el periódico “La Noticia” en Carolina del Norte (Estados Unidos), el periódico “Al Día” y para el sitio de Internet del periódico “Mundo Hispánico” en Atlanta, Georgia (Estados Unidos). Ha realizado coberturas de los Charlotte Bobcats, en la NBA; Carolina Panthers, en la NFL; la serie NASCAR y el “match” de cuartos de final de la Copa Davis de tenis entre Estados Unidos y España.

 

SUPER BOWL 2018 en datos

La Super Bowl del fútbol americano es uno de los eventos deportivos con más audiencia televisiva que llega a más de 100 millones de espectadores. La edición del año pasado fue vista por 172 millones de espectadores a nivel mundial.

La final también es famosa por su espectáculo en el descanso en el que este año actuará por tercera vez el cantante Justin Timberlake en la historia del trofeo. El ganador de 10 premios Grammy ya había participado en el intermedio en 2001 junto con la banda N’Sync y también en 2004 junto con Janet Jackson. Y el himno de los Estados Unidos será interpretado por la cantante Pink, quien  recibió más de 65.000 interacciones en el tuit que publicó para comunicar la noticia a sus seguidores.

Esta vez, unos $418 millones generados en publicidad, más de 190 millones de espectadores o internautas pendientes del partido y unos 27 millones de tuits se relacionan con la máxima fiesta del deporte estadounidense, que esta vez reúne en la ciudad estadounidense de Minneapolis (Minnesota) a los New England Patriots, defensores del título, y a los Philadelphia Eagles como protagonistas.

La multinacional española Adglow, especializada en publicidad en redes sociales, analizó el impacto mediático de la final del fútbol americano, con el siguiente resultado:

– Se prevé que la Super Bowl moverá este año 418 millones de dólares en publicidad y congregará también a más de 190 millones de espectadores e internautas en las redes sociales.

– Durante la celebración del 2017, se registró una considerable interacción en las redes sociales. En Facebook se totalizaron más de 64 millones de usuarios y más de 240 millones de interacciones. En Instagram fueron 44 millones de usuarios quienes se pronunciaron sobre el partido y se alcanzaron los 150 millones de interacciones. Por su parte, en Twitter se contabilizaron aproximadamente 27 millones de tuits utilizando la etiqueta #SuperBowl.

– La NBC, cadena responsable de emitir la final de este año, cobrará por la emisión de los anuncios de 30 segundos más de 5 millones de dólares. Una inversión rentable, tomando en cuenta que según un estudio de la consultora Gallup el 33% de las personas que ven la Super Bowl dicen estar más interesados en la publicidad que en el propio partido.

– Las campañas publicitarias están diseñadas e ideadas exclusivamente para este evento. Según datos de Adglow, en los últimos cuatro años se ha experimentado un aumento de un 28% en las campañas publicitarias en redes sociales durante los días previos al partido. Cinco millones de dólares por 30 segundos es el costo de un anuncio en el Super Bowl.

– El año pasado la campaña publicitaria que más impacto generó en Twitter fue la de Pepsi, marca que este año promete volver a sorprender con la participación de Cindy Crawford en un homenaje al icónico anuncio de 1982 en que también apareció la modelo.

– La marca de dulces Skittles protagonizará una de las grandes novedades de este año: la compañía no emitirá el anuncio en el descanso, como hará el resto de anunciantes, sino que el spot será visto por un solo joven y lo que el público podrá ver será su reacción ante el anuncio a través de Facebook Live.

– Otro dato de interés es el valor de las entradas. El precio oscila entre 950 y 5.000 dólares. Sin embargo, en la reventa los valores son mucho más elevados. El promedio es de $5.739.

– El trofeo Vince Lombardi, que se entrega al equipo ganador, lleva el nombre del entrenador de los Green Bay Packers. Ganador de las dos primeras Super Bowls. El trofeo creado por la joyería Tiffany está valorado en 25.000 dólares.

EL IMPRESIONANTE ESTADIO U.S. BANK

El Super Bowl número 52 se disputará en el estadio U.S. Bank, de Minneapolis, en Minnesota. Inaugurado en el 2016, se trata de uno de los estadios más modernos e impresionantes de Estados Unidos. Es la cancha de los Minnesota Vikings y tiene capacidad para 66.655 espectadores. Su construcción fue llevada a cabo por la empresa Minnesota Sports Facilities Authority y costó más de 1.100 millones de dólares.

El estadio U.S. Bank se encuentra en el centro de Mineápolis (Minnesota) y es la casa de los Vikings, que cayeron precisamente en las finales de conferencia ante los Eagles. Será la primera ocasión en que el recinto albergue la Super Bowl (foto NFL).
Este moderno y lujoso estadio de Mineápolis es completamente nuevo. Su construcción comenzó en el 2013 y fue inaugurado el 22 de julio del 2016. El U.S. Bank pagó 220 millones de dólares para que lleve su nombre los próximos 25 años (foto Facebook / usbankstadium).
El estadio U.S. Bank, sede del Super Bowl por primera vez en la historia del fútbol americano, es un recinto cubierto, aunque su techo es totalmente transparente para que los espectadores puedan disfrutar del cielo de Mineápolis sin tener que soportar las bajas temperaturas de la ciudad en los meses de invierno. La inclinación del techo forma un depósito que almacena el calor generado por el sol y ayuda a derretir la nieve rápidamente (foto Facebook / usbankstadium).
Este recinto tiene siete niveles de altura y una capacidad para 66.655 espectadores, que puede ser ampliada para eventos especiales. El año pasado ya se celebraron allí los Summer X Games y este 2018, además de la Super Bowl, albergará la Final Four de la NCAA, el Monster Jam o varios conciertos de estrellas como Ed Sheeran o Taylor Swift (foto Facebook / usbankstadium).
Desde el exterior, el hermoso estadio U.S. Bank destaca su diseño vanguardista con numerosos ángulos y cubiertas vidriadas. Sus creadores aseguran que se basaron en la cultura de la ciudad y se inspiraron en la arquitectura nórdica. Además, se asemeja a un barco de guerra vikingo. Incluso en uno de sus accesos tiene esta escultura con forma de mascarón de proa (foto NFL).
Además de la luz natural, el estadio se ilumina con tecnología LED; fue el primer campo de la NFL en usarla. Además, en el interior del recinto hay también un hotel, cinco restaurantes temáticos, un parqueo, una zona de ocio en la que destaca una pista de skate y varios salones para organizar eventos (foto Facebook / usbankstadium).

FUENTES CONSULTADAS: La National Football League (NFL), los Patriots, los Eagles, los diarios “Washington Post” (Estados Unidos) y “AS” (España), las cadenas estadounidenses ESPN y Telemundo, Yahoo Deportes y YouTube.

Dejar una respuesta