Compartir
Armando Alonso protege el balón ante la marca del brumoso Erick Cabalceta. Foto: Imágenes en Costa Rica.

Algunos periodistas se sintieron ofendidos por la actitud de Armando Alonso cuando este jueves llegó a la cita con la prensa y procedió a responder con monosílabos y sin contestar lo que se le preguntaba.

Tiene razón Caya y me parece valiente su actitud. Primero porque Alajuelense y casi todos los equipos tienen la pésima costumbre de hacer un rol y poner ante los comunicadores a futbolistas que, en muchos casos, no saben ni porqué están allí.

Este proceder de los clubes fue copiada de otros países donde tal vez ha funcionado. También con un equivocado sentido de equidad, pues suponen con que ello, todos los jugadores estarían en los medios.

Lo errático de esta política hace que en gran cantidad de casos, ante los medios comparezca un futbolista que, o no tiene elementos que sean de interés mediático (no son titulares, por ejemplo) o que al que le tocó ese día, no tenga nada que decir.

Al menos en Costa Rica, ningún medio puede darse el lujo de enviar a sus periodistas a cubrir una conferencia de prensa y, como no se dijo nada noticioso, tomar la decisión de no reportar nada.

Entonces, leemos, vemos y escuchamos gran cantidad de notas que no tienen ningún sentido periodístico. Esto es, se producen porque eso es lo que hay.

Lo absurdo de todo esto es que, además de ese afán de que todos los jugadores tengan oportunidad de exhibirse en los medios, el periodista del club, sin consultar a nadie, decide cual jugador atiende cada día.

Incluso, se hace un rol desde mucho tiempo antes y por eso pasa que un día le toca a Mario, José, Enrique y Eduardo, pero no a Miguel, quien la noche anterior anotó dos goles o a Roberto, quien el siguiente día debutará con su equipo.

Entiendo que este sistema se hace para facilitar el trabajo de los encargados de prensa de los clubes y en eso no hay bronca, pero sí con la calidad de la información que se ofrece en las conferencias de prensa.

Un día, circuló el rumor (luego confirmado) de que Kendall Waston iría a la MLS. Hablé con el encargado de prensa de Saprissa para ahondar en el tema y me dijo que ese día “a Kendall no le toca hablar”.

Llamé por teléfono a Kendall, quien me explicó que no podía darme declaraciones porque si lo hacía, le impondrían una multa, pues en el club morado, el que habla cuando no le corresponde, es sancionado.

¿Es esto libertad de prensa? ¿Es esto libertad de expresión? ¿Contribuye en algo a la comunicación, a dar a conocer lo que hace un equipo? Tengo amplias dudas.

Volviendo a Caya, tiene razón el manudo porque llegó a atender a la prensa obligado, a regañadientes y lo hizo “porque le tocaba”, porque estaba establecido en rol que ese día tenía que plantarse ante la prensa y si no lo hacía, tendría problemas. Supongo que una multa económica. ¿Es esto democracia, libertad, libre albedrío? Insisto, tengo mis dudas.

Compartir
Artículo anteriorCuando Armando Alonso estaba sin equipo sí hablaba
Artículo siguienteNápoles roza las semifinales de Europa League, Sevilla da paso importante
Bachiller de Historia en la UCR, egresado de la Maestría Centroamericana de Historia. Ejerce el periodismo desde 1991 en el Semanario Universidad de la UCR, La República y La Nación. Ha cubierto Juegos Nacionales, Vuelta a Costa Rica, Juegos Centroamericanos, Juegos Centroamericanos y del Caribe, Juegos Panamericanos, Juegos Olímpicos, Mundial Infantil (Finlandia), Juegos Olímpicos (Atenas 2004), Transat (competencia de veleros) y gran cantidad de partidos de la Selección Nacional en América, Europa y Asia. En La Nación ejerció durante 21 años, en los que fue Subeditor de Deportes (2005 a 2008), Editor Web de Deportes (2008 a 2011). Recibió los premios como Periodista Web de La Nacion (2009) y Tributo Gatorade 2010 (Especilidad: Libertad).

1 Comentario

  1. Harold, “El Caya”, tiene razón. A Ud. lo conosco, desde que inició en el periodismo y sabe muy bien como puede estar un hombre, que acaba de ser eliminado de una competencia regional. Su experiencia le permite ser racional en las preguntas, pero la gente nueva muy eufórica, saca de las casillas a un atleta por el tipo de preguntas que le hacen. POR LO TANTO SE VUELVE CORTANTE, CON LA RESPUESTA. No se le olvide, cuando Ud cubría un evento del ciclismo nacional, cuando gente algún medio radiofónico que solo llegaba a fin de año a la vuelta, corrían a entrevistar al ganador de una etapa, y el hombre apenas podía respirar por el agotamiento despues de 4 horas de darle a los pedales.

Dejar una respuesta