Compartir
Daniel Colindres controla el balón ante la marca del mexicano José Abella. En ese juego, Santos Laguna goleó 6-1 a Saprissa y lo eliminó de la Concacaf. (Foto tomada de concacaf.com).

Una vez concluida la primera parte del torneo de Campeones de la Concacaf, conocido como Concachampions, llama la atención que ningún equipo de Centroamérica pasó a la segunda ronda.

Ante este fenómeno, uno se pone a meditar y se pregunta qué le sucedió con nuestros equipos.

¿Será que son tan superiores los clubes mexicanos y los de Estados Unidos?

Creo que no. Para mí, la explicación es que los equipos de Centroamérica no se prepararon bien para enfrentar este torneo.

A muchos se les olvida que este certamen es de un nivel más alto que nuestros campeonatos locales.

Tengo como ciertos algunos detalles del porqué se fracasó: No se invierte en jugadores de calidad, no se contrata cuerpo técnico con experiencia en este torneo y no se hacen fogueos de alto nivel.

Pero, al final, los que tienen mayor responsabilidad, son los dirigentes, dado que son ellos los que quitan y ponen dentro de una institución.

Espero que el quedar todos los equipos de la región fuera de la Concacaf le sirva a nuestros dirigentes como experiencia para el próximo torneo y que sepan que no está tan lejos que otro equipo de nuestra área asista a otro mundial de clubes.

Llegar al Mundial de Clubes es lo mejor que le puede pasar a una institución por todo lo que ello representa, como la vitrina que ofrece y las ganancias económicas que se obtienen.

Por cierto, estamos a unos meses de cumplir 10 años de aquella hazaña que logró el Deportivo Saprissa al obtener el tercer lugar del mundo, una proeza que solo dos equipos de la Concacaf lo han logrado: Saprissa y Monterrey, de México.

Compartir
Artículo anteriorTico de 9 años es campeón latinoamericano de motocross
Artículo siguienteChapecoense se encomienda a un milagro para vencer a River en la Sudamericana
El josefino Hernán Evaristo Medford Bryan, hoy director técnico de profesión, está instalado en el repertorio de los mejores futbolistas de la historia del fútbol costarricense. Empezó en este deporte en 1980, con 12 años, y se retiró en el 2003, tras jugar para Barrio México (1980- 1985), en ligas menores y la Segunda División; Sagrada Familia (1986); y Deportivo Saprissa (1987-1990, 1993-1994 y 2002-2003), en Costa Rica; Dinamo Zagreb (1990), en Yugoslavia; Rapid de Viena (1991), en Austria; Rayo Vallecano (1991-1992), en España; Foggia (1992-1993), en Italia; Pachuca, (1994-1997), León de Guanajuato, México (1997-2000), y Necaxa (2000-2002), en México. Como jugador del Saprissa ganó tres títulos nacionales (1988, 1989 y 1994) y uno de la Concacaf (1993), además de que monarca de la Liga de Ascenso de España en 1992 con el Rayo Vallecano y de la Primera A de México en 1995-1996 para ascender a la liga profesional con Pachuca, que retiró de por vida su camiseta número 17. También se convirtió en Zagreb en el primer centroamericano en disputar la Copa de la UEFA (hoy ‘Europa League’), junto a Ronald González. En su carrera marcó más de 136 goles en clubes profesionales de seis países y fue elegido el jugador tico más destacado en la década de 1990-1999. Como seleccionado jugó en el Mundial Infantil Sub-16 de China 1985 (anotó ocho goles en el proceso; uno fue a Arabia Saudí en el Mundial), las Copas América de Bolivia 1997 y Colombia 2001, los Mundiales mayores de Italia 1990 (hizo un gol a Suecia) y Corea del Sur y Japón 2002; sumó 18 goles en 89 juegos de clase A. También marcó el famoso del ‘Aztecazo’ a México en el Premundial del 2002, al quitarle al ‘Tri’ un invicto eliminatorio en el Estadio Azteca. Actuó con selecciones de estrellas mundiales, durante las despedidas del arquero inglés Peter Shilton, (1990) y del volante brasileño Dirceu Guimaraes (1991).Como director técnico, dirigió al Saprissa (2003-2006), la Selección de Costa Rica (2006-2008), el León de México (2009), Xelajú Mario Camposeco de Guatemala (2011 -2013 y desde el 2015), el, Real España de Honduras (2013 -20114 y 2015) y la Selección de Honduras (2014). Entre sus logros en el banquillo figuran con Saprissa dos títulos nacionales (2004 y 2006), uno de la Concacaf (2005) y un tercer lugar en el Mundial de Clubes de la FIFA (2005); uno con Xelajú en Guatemala (2012) y otro con Real España en Honduras (Apertura 2013); una vez ganó el grupo 8 de la Liga de Campeones de la Concacaf ante Chivas de Guadalajara (México) y el W Connection (Trinidad y Tobago). Con la Selección ganó la Copa Uncaf en El Salvador (2007) y superó la primera ronda eliminatoria al Mundial de Sudáfrica (2010). Fue elegido una vez entrenador mundial Nº 18, tercero de América y primero de la Concacaf. Dos veces fue nombrado el técnico del año en Costa Rica y una vez en Guatemala; único entrenador de Centroamérica en lograr tres campeonatos en distinto países.

Dejar una respuesta