Compartir

Los heredianos están molestos, enojados y tienen todo el derecho a reclamar.

El árbitro Ricardo Montero y su asistente Christian Foster se equivocaron, fallaron en conceder la tercera anotación a favor de Saprissa, es claro que el balón no superó la línea de gol. Pero una cosa es reclamar y otra hacer creer que ese tanto inclinó el partido a favor de los morados.

El juego no terminó 1por 0 con ese gol fantasma, cuando se produjo el error del árbitro y su asistente, el encuentro estaba 2 a 0 y con dos golazos que no dan espacio a las dudas y los lamentos.

Antes de la tercera anotación, el Team no mostraba el fútbol que nos tiene acostumbrados, ese de empuje, de ir al frente y crear opciones.

Herediano no tenía reacción, no se le veía por dónde llegar a descontar y más bien por momentos, Saprissa se daba gusto paseándole la pelota de un lado a otro.

Al terminar el partido los jugadores florenses hablaron más de la cuenta, algunos lanzaron palabras salidas de tono contra los silbateros, otros manifestaron que fue un regalo.

¿Regalo de qué?, yo no creo que Ricardo Montero saliera al terreno de juego pensando que en determinado instante debía hacerle el favor a los saprissistas.

Aclaro, no defiendo a Saprissa ni a Ricardo Montero, tampoco estoy en contra del Team, pero por qué hablar más de la cuenta.

Aquí los árbitros siempre se equivocan, toda la vida y en todos los campeonatos han fallado y por lo general siempre favorecen a los clubes grandes. En algún momento La Liga, Saprissa y Herediano han sido más favorecidos que perjudicados por los errores arbitrales.

Todavía muchos años después, los aficionados, florenses y no florenses, recuerdan aquel penal que pitaron en “mediacancha” a favor de Herediano.

Falta contra Kenneth Paniagua ante Cartaginés y Herediano fue campeón.

Entonces no hay que reclamar tanto, el encuentro estaba 2 por 0 y Saprissa en la cancha fue mejor, tuvo más fútbol, entrega, ganas y actitud que Herediano.

Lo que espero es ver a un Herediano distinto, o al Herediano de siempre, ese equipo de garra, de coraje y buen fútbol. Ese conjunto que le hizo tres al América en el Rosabal, esa escuadra que a pura hormona le dio vuelta al partido frente a la Liga y por penales en el Rosabal, el ganó el título del torneo pasado.

Deseo ver el jueves en el choque de vuelta a un Herediano imponiéndose, llegando por velocidad por los costados, con control del balón y del juego. Ganando en el uno a uno, sacando ventaja con la velocidad de sus figuras y el fuerte juego aéreo de Hansen y Lagos.

Quiero ver a un Herediano que se parta el alma, que muera con las botas puestas. Que muera de algo, pero que se muera en la gramilla del Rosabal Cordero. Un Team que gaste la energía jugando fútbol y no desperdiciándola en tanto reclamo, o como dicen algunos, tanta lloradera.

Compartir
Artículo anteriorJoel Campbell se medirá al Barcelona y Keylor Navas a la Roma
Artículo siguienteArchivada la causa contra Messi por fraude al organizar partidos benéficos

Tiene 20 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad Federada (hoy día Universidad San Judas).
Desde 1996 laboró como periodista deportivo en el periódico Al Día.

Dos años antes inició en deportes de La Nación. Colaboró con el programa ADN Deportes, proyecto radiofónico de Al Día.
Creador del periódico regional Heredia Hoy, producto provincial de La Nación.

En los últimos dos años se desempeñó como editor en deportes de Al Día. Para el periódico Al Día efectuó diversas coberturas deportivas nacionales, así como eventos internacionales como Juegos Deportivos Centroamericanos en 1997 en Honduras. Gira amistosa de la Selección a Corea y Japón en el 2002, Copa Oro del 2003, Copa América 2004 en Colombia y Perú. Mundial Juvenil 2007 en Canadá, Gira amistosa de la Selección a Europa en el 2010 y Copa América del 2011 en Argentina.

Varios partidos eliminatorios de la Selección en diferentes procesos mundialistas en países como: Jamaica, Estados Unidos, Granada, México, Honduras y Guyana.

5 Comentarios

  1. Caballero, el problema no fue ese tercer gol. El problema fue todo el partido, toda acción de Herediano era falta y amarilla. Y del otro lado no sucedió lo mismo. 21 faltas en el primer tiempo eran un exceso, incluida la que provocó el segundo gol. En el segundo tiempo, se reflejó eso hasta en la forma de marcar, ya nadie podía hacer falta porque iba a ser de expulsión.

    El gol fantasma fue solo la cereza del pastel. Lamentable que sus colores no dejen ver como se empaña el fútbol nacional, luego nos lamentamos por la ausencia de la gente en los estadios. ¿Para qué ir, para qué apoyar, si sabemos que el arbitraje siempre buscará favorecer a la mayor cantidad de aficionados y no a la justicia futbolística?

    • Amarillistas. Si Herediano tuviera una afición tan numerosa y Saprissa tuviera pocos aficionados, este alumbrado tendría otro discurso… Pero que se puede esperar. Creo que todos los equipos, no sólo en Costa Rica, sino en el mundo entero han sido perjudicados o beneficiados por los árbitros; sin embargo, el mal trabajo en todos los ámbitos hay que denunciarlo con el fin de lograr una mejoría. Los árbitros están para impartir justicia en el juego, independientemente del rendimiento de los equipos. Además, se contradice recordando aquel penal contra Cartaginés en el 93; le recuerdo que Herediano ganó aquel juego 2-0. De acuerdo a su brillante teoría, de todas formas Herediano hubiera ganado aquel juego 1-0 y, por ende, el campeonato tan recordado.

  2. Don Milton, con el respeto que usted se merece: Saprissa jugó mejor que Heredia y mereció ganar; Saprissa tuvo 53% de posesión del balón y Herediano 47%. Eso no se discute. Ramón Luis Méndez, que sabe muchísimo de arbitraje, expresó lo siguiente: Imperiale jugo de gratis por el codazo a la cara de Granados (lo sacó del partido con una herida); el segundo gol fue producto de un fallo arbitral, ya que munca hubo falta de Miranda y también lo minó, sacándole amarilla; y en el tercer gol, la bola nunca entró, fue un fallo garrafal que favoreció al Saprissa. Todo esto palabras del referi imternacional, Ramón Luìs Méndez. Una vez más, con el respeto que usted se merece, su comentario es muy parcializado. Lo analizaremos con mucho gusto un día de estos en Bar y Restaurant ‘Tachos’, en San Marcos de Tarrazú. Un abrazo.

    • Saludos don Jorge y disculpe que le conteste tan tarde, pero nunca es tarde si la dicha es bueno. Si usted mismo escribió que: Saprissa jugó mejor que Heredia y mereció ganar. Entonces no sé por qué dice que el comentario fue parcializado. Y sí hubo errores en ese juego que beneficiaron a Saprissa, pero asi ha sido siempre. Lo errores siempre están y afectan a unos y otros, lo malo en este caso es que los heredianos se pasaron con tanta lloradera. Al final Saprissa se deshizo de la Liga y fue un digno campeón.

  3. Hoy Saprissa está clasificado a la final del campeonato, gracias a ese gol regalado por el silbatero o por esa injusticia.

Dejar una respuesta