Compartir
Valentín Pimentel (2), Gabriel Torres (8), Roberto Nurse (9) y Armando Cooper (11) celebran el triunfo de Panamá 1-2 ante Jamaica. (Foto cortesía de fifa.com).

Empezó la eliminatoria de la Concacaf para el Mundial de Rusia 2018 y se ratifica lo que dije días atrás: que será un camino muy difícil para todos los países el conseguir un boleto a la Copa rusa.

Vemos que Panamá fue al Independence Park de Kingston y le ganó a Jamaica jugando muy bien.

Antes de ese juego, la mayoría pronosticaba lo contrario y esto es ya un problema para Costa Rica dado que ahora nos toca ir a jugar el próximo compromiso contra los canaleros, esto es, el martes a las 7:30 p. m. en el Rommel Fernández de la capital panameña.

Por su parte, Costa Rica viene de vencer 1-0 a Haití en nuestro Estadio Nacional y si analizamos ese partido, concluiremos que la Tricolor consiguió la victoria en un juego muy complicado.

Esto demuestra que los caribeños han crecido y las estadísticas dicen que siempre nos ha costado ganar en Panamá.

No obstante, esperamos que la Selección haga un buen partido y se traiga algo de nuestro país vecino.

En la primera fecha de la eliminatoria de la Concacaf, una decepción fue Guatemala, pues el equipo chapín cayó en su casa, el estadio Mateo Flores, 1-2 con Trinidad y Tobago.

Se trató de un partido muy bueno en el aspecto táctico y demostró lo que he venido diciendo de que los equipos del Caribe han crecido.

Quizás esto es un poco contradictorio con la goleada que le propinó Estados Unidos de a San Vincente y las Granadinas, un contundente 6-1 en Busch Stadium de San Luis, Misuri.

Pero esto es normal, puesto que todavía hay selecciones caribeñas que no han progresado tanto como otras.

Sin embargo, debemos tener presente que estos equipos de las islas en casa se hacen fuertes.

Ello nos hace llegar a una conclusión: los pronósticos para este martes de eliminatoria son muy reservados.

Compartir
Artículo anteriorCancelan amistoso España-Bélgica por motivos de seguridad
Artículo siguienteMauricio Wrigth cayó en Guatemala
El josefino Hernán Evaristo Medford Bryan, hoy director técnico de profesión, está instalado en el repertorio de los mejores futbolistas de la historia del fútbol costarricense. Empezó en este deporte en 1980, con 12 años, y se retiró en el 2003, tras jugar para Barrio México (1980- 1985), en ligas menores y la Segunda División; Sagrada Familia (1986); y Deportivo Saprissa (1987-1990, 1993-1994 y 2002-2003), en Costa Rica; Dinamo Zagreb (1990), en Yugoslavia; Rapid de Viena (1991), en Austria; Rayo Vallecano (1991-1992), en España; Foggia (1992-1993), en Italia; Pachuca, (1994-1997), León de Guanajuato, México (1997-2000), y Necaxa (2000-2002), en México. Como jugador del Saprissa ganó tres títulos nacionales (1988, 1989 y 1994) y uno de la Concacaf (1993), además de que monarca de la Liga de Ascenso de España en 1992 con el Rayo Vallecano y de la Primera A de México en 1995-1996 para ascender a la liga profesional con Pachuca, que retiró de por vida su camiseta número 17. También se convirtió en Zagreb en el primer centroamericano en disputar la Copa de la UEFA (hoy ‘Europa League’), junto a Ronald González. En su carrera marcó más de 136 goles en clubes profesionales de seis países y fue elegido el jugador tico más destacado en la década de 1990-1999. Como seleccionado jugó en el Mundial Infantil Sub-16 de China 1985 (anotó ocho goles en el proceso; uno fue a Arabia Saudí en el Mundial), las Copas América de Bolivia 1997 y Colombia 2001, los Mundiales mayores de Italia 1990 (hizo un gol a Suecia) y Corea del Sur y Japón 2002; sumó 18 goles en 89 juegos de clase A. También marcó el famoso del ‘Aztecazo’ a México en el Premundial del 2002, al quitarle al ‘Tri’ un invicto eliminatorio en el Estadio Azteca. Actuó con selecciones de estrellas mundiales, durante las despedidas del arquero inglés Peter Shilton, (1990) y del volante brasileño Dirceu Guimaraes (1991).Como director técnico, dirigió al Saprissa (2003-2006), la Selección de Costa Rica (2006-2008), el León de México (2009), Xelajú Mario Camposeco de Guatemala (2011 -2013 y desde el 2015), el, Real España de Honduras (2013 -20114 y 2015) y la Selección de Honduras (2014). Entre sus logros en el banquillo figuran con Saprissa dos títulos nacionales (2004 y 2006), uno de la Concacaf (2005) y un tercer lugar en el Mundial de Clubes de la FIFA (2005); uno con Xelajú en Guatemala (2012) y otro con Real España en Honduras (Apertura 2013); una vez ganó el grupo 8 de la Liga de Campeones de la Concacaf ante Chivas de Guadalajara (México) y el W Connection (Trinidad y Tobago). Con la Selección ganó la Copa Uncaf en El Salvador (2007) y superó la primera ronda eliminatoria al Mundial de Sudáfrica (2010). Fue elegido una vez entrenador mundial Nº 18, tercero de América y primero de la Concacaf. Dos veces fue nombrado el técnico del año en Costa Rica y una vez en Guatemala; único entrenador de Centroamérica en lograr tres campeonatos en distinto países.

Dejar una respuesta