Compartir
Óscar Ramírez en la noche de su debut en suelo nacional con la Selección de Costa Rica. Un equipo que demostró "disciplina táctica", afirmó el abogado y exdirigente Pedro Beirute (foto Prensa de la Fedefútbol).

Luego de los dos primeros partidos de nuestra Selección Nacional de Fútbol, en la era del técnico Oscar Ramírez –no el Machillo como mal le llaman muchos, unos igualados y otros subestimando su calidad humana bajo la excusa del diminutivo–, el balance a mi juicio es positivo y alentador.

Debemos tomar en cuenta, primero que nada, que se jugó contra dos selecciones mundialistas. Como ha venido siendo la costumbre en los últimos tiempos. Recordemos cuando se inauguró el Mundial de Alemania 2006 ante el equipo anfitrión (cayó 2-4) y luego durante el último en Brasil 2014, cuando se midió a Uruguay (3-1), Italia (1-0) e Inglaterra (0-0). Son pesos completos.

Así las cosas, es evidente que jugar contra selecciones de esta categoría nos hace bien. Ayuda al ego y a la mentalidad de nuestros jugadores, y los hace grandes.

No coincido con quienes minimizan a la actual Selección de Brasil. Algunos la señalan como mediocre, mala, sin vistosidad, no alegre y con jugadores malos, al estilo incluso del futbol americano. Es el caso de Hulk.

No obstante, no es un árbol de cedro nada más. El gol que le hizo Hulk a nuestra Selección lo demuestra. Empuja, mete el “cuerpo a cuerpo” y le gana a un gran defensor como Giancarlo González, pero que pecó de “inocente” al no devolver el balón al portero o bien enviarla al saque de esquina.

Claro, quienes así ven a la Selección de Brasil ignoran que, en la era de Dunga todavía no perdió un partido amistoso desde el Mundial 2014 y, además, lo hacen amparados al viejo recuerdo de Pelé, Tostao, Rivelino y compañeros. Mal termómetro para valorar a una Selección del Siglo 21, que se vale de resultados positivos.

Uruguay, por su parte, no es tampoco una selección mediocre. Como tampoco lo es nuestra Selección, a quien debemos alabarle su disciplina táctica. Deben prepararse más en la parte técnica, como pases precisos, recepción de pelota, tiros a marco, desplazamientos, etc.

Pero todos son luchadores. Este martes 8 de setiembr, en el Estadio Nacional, Joel Campbell no tuvo la suerte o la habilidad del gol, pero debemos reconocerle su gran entrega y pundonor deportivo. No debemos ser “crueles” criticando su falta de gol. Llegará cuando tenga que llegar. Oscar Ramírez lo intuye y por eso le dio la oportunidad de continuar durante todo el partido.

Nuestra portería está asegurada con tres excelente muchachos. Por igual, y así lo han demostrado en varios partidos, cual más de esos tres. Este martes, Esteban Alvarado, con esa seguridad innata, salvó a Costa Rica de un empate seguro con un “paredón y paradón en su marco” a ras del suelo. Algo difícil considerando su gran estatura. Sin esa atajada, nos empatan.

La línea de cinco le está dando resultados a Oscar Ramírez. La primera media cancha antes de los cambios también y me gusta eso de tener dos hombres por puesto. No tres ni cuatro ni hacer “inventos” en el fútbol, pues ya todo está inventado.

Ante Uruguay, los delanteros ticos mostraron llegada sin precisión, pero llegada al fin. De no hacer ningún tiro a marco contra Brasil, este martes 8 de setiembre vimos algo distinto. La precisión se adquiere con entrenamiento, con fe, con insistencia.

Son buenos los muchachos y es muy bueno Oscar Ramírez y su cuerpo técnico. Están empezando. Vamos hacia adelante y démosle tiempo. No queramos ser los campeones del mundo sin batallar duro. Juzgue usted.

Pedro Beirute es abogado y notario público, y expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) en 1998.
Pedro Beirute es abogado y notario público, y expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) en 1998.

Dejar una respuesta