Compartir

El “Mago” Odir, es el título de una nota del técnico brasileño en un sitio en internet. También he escuchado a aficionados florenses en su merecida celebración manifestar que Jacques es un “genio”.

La mayoría de los medios de comunicación destacan la labor de Odir al frente del nuevo campeón nacional, como que si en realidad sacó la varita mágica y convirtió a Herediano en una máquina de jugar fútbol.

Odir no es mago, tampoco es un genio, mucho menos el Rey Midas del fútbol, que equipo que agarra lo hace campeón.

No le quitó méritos al timonel, él contribuyó al cetro 24 del Team, pero el enorme porcentaje para que el cuadro rojiamarillo campeonizara lo tienen los jugadores.

Jacques llegó al camerino florense y motivó a los futbolistas. Les elevó el ánimo, les hizo creer que sí podían y los jugadores se convencieron, pero Odir se montó sobre una estructura ya establecida y además atendió el consejo de Mínor Díaz y demás colaboradores del cuerpo técnico.

Jacques no estuvo solo, escuchó, se dejó aconsejar y una vez más le sonó la flauta, esta vez en seis partidos.

En la final le dio vuelta al marcador porque sus jugadores no bajaron los brazos, se reventaron y lucharon hasta que cayó el gol de Keyner Brown. Herediano no le dio vuelta a la final gracias a la estrategia del entrenador.

Nadie ha hablado de eso, pero si no hubiera caído el gol de Brown y la Liga logra el título, saben ustedes quién hubiera sido el culpable: El “Mago” Odir.

El timonel cometió algunos errores como sacar a Christian Lagos y permitir que Porfirio López y Kenner Gutiérrez jugaran con libertad en defensa.

No tuvo una buena lectura del encuentro, por eso sus variantes no fueron efectivas, José Sánchez y José Luis Cordero no pesaron y terminó por enviar a Dave Myrie como delantero a pelearle los balones aéreos a Porfirio y a Kenner.

¿Entonces para qué sacó a Lagos si su principal recurso ofensivo era tener a alguien luchando en las alturas?

Enviar a Myrie como atacante fue una improvisación, un momento de desesperación por conseguir algo.

Keyner Brown le salvó la faena y en los penales no crean que el brasileño hizo magia para que los manudos fallaran y Leonel Moreira tapara dos disparos.

Odir cumplió, ganó 10 puntos de 18 que debía disputar y le dio el título a los dirigentes de Herediano, quienes ante la renuncia de Mauricio Wright apostaron por la improvisación.

No tenían a quién poner en lugar de Wright y como me dijo en aquel momento un dirigente florense: Ni modo, nos la vamos a jugar con Odir, si no queda campeón no pasa nada y si es campeón ganamos todos.

Igual como sucedió la última vez que Odir hizo campeón al Team, los florenses lo dejarán en el banquillo, espero que esta vez apuesten a un proceso y no hagan lo de esa ocasión, que le dieron seis partidos y lo relevaron.

¡Saludos al “Mago” Odir!

Compartir
Artículo anterior‘Cavs’ a una victoria de la barrida sobre Hawks
Artículo siguienteConmebol y Concacaf en semana clave para cupos de Rusia 2018
Tiene 20 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad Federada (hoy día Universidad San Judas). Desde 1996 laboró como periodista deportivo en el periódico Al Día. Dos años antes inició en deportes de La Nación. Colaboró con el programa ADN Deportes, proyecto radiofónico de Al Día. Creador del periódico regional Heredia Hoy, producto provincial de La Nación. En los últimos dos años se desempeñó como editor en deportes de Al Día. Para el periódico Al Día efectuó diversas coberturas deportivas nacionales, así como eventos internacionales como Juegos Deportivos Centroamericanos en 1997 en Honduras. Gira amistosa de la Selección a Corea y Japón en el 2002, Copa Oro del 2003, Copa América 2004 en Colombia y Perú. Mundial Juvenil 2007 en Canadá, Gira amistosa de la Selección a Europa en el 2010 y Copa América del 2011 en Argentina. Varios partidos eliminatorios de la Selección en diferentes procesos mundialistas en países como: Jamaica, Estados Unidos, Granada, México, Honduras y Guyana.

1 Comentario

Dejar una respuesta