Compartir

En Costa Rica existen no menos de 11 leyes, entre ellas Reglamentos y Decretos relacionados con la salud, que prohíben el patrocinio del deporte en general y en particular del fútbol a base del tabaco y el alcohol.

¿Realmente previene al ciudadano asistente a actividades deportivas masivas dicha prohibición para que no fume o ingiera licor?

Buena parte de los países futboleros, al día de hoy, como España, Colombia, Costa Rica y otros, han sido abanderados de dicha prohibición. Sin embargo, hasta hace unos 10 años, era normal observar publicidad de marcas de bebidas alcohólicas o de tabaco en España, así como el patrocinio a diferentes entidades deportivas en general o bien equipos de fútbol. Por ejemplo, Paternina-Costa de Almería patrocinaba el ciclismo, Ron Negrita Joventut al baloncesto y grandes tabacaleras como Philip Morris a través de Marlboro patrocinan escuderías como McLaren o Ferrari.

En el fútbol no fue sino hasta 1973. El primer patrocinador de un equipo de esta disciplina de la historia, el Eintracht Braunschweig alemán fue la marca de licores Jägermeister. Luego, muchos clubes de fútbol de todo el mundo acordaron patrocinios con fábricas cerveceras, licoreras o tabaqueras.

Nuevamente, a mediados de los 80 surgieron opositores al patrocinio deportivo de estas empresas, al considerar que deporte, alcohol y tabaco eran incompatibles. Indicaban que permitir ese patrocinio fomentaba el alcoholismo o el tabaquismo en estadios o recintos del deporte, y resultaba un contrasentido con la gran cantidad de dinero que los estados o gobiernos gastaban en la prevención de enfermedades relacionadas con esos “vicios” que afectan directamente la salud. Pareciera que tenían razón, pero, ¿acaso el aumento poblacional de consumidores era por culpa del deporte patrocinado por esas grandes potencias del cigarro y del alcohol? ¿Verdaderamente se inducía al espectador al abuso del alcohol y a fumar más?

Así las cosas, en varios países de Europa prohibieron este tipo de publicidad en el deporte. Sin embargo, en otros existe dicha publicidad, incluido Estados Unidos aquí en América. De lo anterior, las marcas de cerveza, por su menor contenido de alcohol, salieron más airosas que otros licores, y las arcas de los equipos mejoraron al permitirse al menos la publicidad relacionada con ese licor.

Desde finales de 2012 España permite que las bebidas alcohólicas con una graduación inferior a 20 grados (cerveza y vino) se puedan publicitar dentro de los estadios deportivos. Eso sí, con la prohibición expresa se consumirlos dentro del estadio. O antes o después, pero nunca dentro.

Doble moral: no es nuevo en nuestro país esa doble moral con que muchos tratan estos temas de la salud deportiva. Por un lado niegan por ahora la opción de patrocinar equipos de fútbol a base del alcohol y el cigarro. Por otro, pretenden legalizar la marihuana. Cada día se dan más patentes para la venta de licor. Cada día existen más alcohólicos.

Pienso que permitir que el alcohol esté presente en la publicidad deportiva ayudaría al desarrollo del deporte. Es mucho el dinero que se maneja por esas empresas y es justo y necesario que lo inviertan en publicidad deportiva pero con raciocinio y con mensajes no de consumo y abuso, sino de más bien prevención. Que si quieren ser esos deportistas sobresalientes no es a base del consumo o abuso de esas drogas, sino evitándolas. No es con estas prohibiciones que se resuelven los problemas de salud de la población costarricense. ¿Pasará mucho tiempo para que algún equipo nuestro ostente en su camiseta dicha publicidad? Platiquemos.

 

Compartir
Artículo anterior‘Chiqui’ Brenes, historia de un gran amor
Artículo siguienteGarnett regresa a Minnesota
Pedro Beirute, Abogado y Notario Público, Expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol (1998) Ligado desde 1975 a la Federación a través del antiguo Tribunal de Penas, Comisión Disciplinaria a la fecha. Conductor y productor del programa televiso El Abogado en su Casa. Especialista en Derecho de Familia.

1 Comentario

  1. Es más alto el consumo per cápita en Costa Rica que en otros países donde las marcas de cerveza resaltan en los uniformes de los equipos. Estoy de acuerdo con Pedro en el tema de la doble moral, esto es un retroceso. Más aún si vemos lo urgente que es para la mayoría de los equipos cumplir los estándares que pide la Fifa por problemas económicos.

Dejar una respuesta