Compartir

La dirigencia de la Liga quedó al descubierto, víctima de los errores que comete en cuanto a contrataciones se refiere.

El colombiano Hernán Torres no les pudo dar lo que tanto anhelan, el título número 30 y de ahí su salida del equipo.

Pero que Torres no les haya dado el cetro no es el principal yerro de los dirigentes rojinegros, el pecado es esa insistencia de correr fuera de nuestras fronteras en busca de un entrenador.

¿Volverán a hacer lo mismo los dirigentes de la Liga, ir a buscar al timonel a Sudamérica?, porque una y otra vez lo han dicho, no quieren un técnico nacional.

Los números son claros, desde Jorge Luis Pinto en la campaña 2002-2003 ningún otro foráneo ha logrado campeonizar a la Liga y eso que después de Pinto llegaron: el peruano Juan Carlos Oblitas, el argentino Jorge Mario Olguín, el colombiano José Eugenio el “Cheché” Hernández, el también cafetero Carlos Restrepo, el argentino Marcelo Hugo Herrera, el brasileño Marco Octavio de Cerqueira y el uruguayo Manuel Keosseián.

Todos ellos y Hernán Torres, ocho en total, vinieron de Sudamérica, donde los directivos de la Liga han buscado del hombre que les de el título y se han quedado con las ganas.

Esto demuestra que la Liga no sabe fichar, no se fijan en un nacional, cuando éstos han sido los que le han dado el cetro a los rojinegros, al menos los últimos, Javier Delgado (monarca 2004-2005) y Óscar Macho Ramírez (campeón Invierno 2010, Verano 2011, Invierno 2011, Invierno 2012 e Invierno 2013).

Y a quién fichar del ámbito local, bueno ahí están Javier Delgado, Rónald González, y aunque son extranjeros, José Giacone y Guilherme Farinha, pero ambos tienen años de estar en el país y conocen bien nuestro fútbol.

Pero los errores de los manudos en cuanto a contrataciones se refiere no solo se da con los entrenadores, también con los futbolistas que llevan, este es el caso de Andrés Lezcano, lo contrató la dirigencia antes de firmar a Hernán Torres y Lezcano fue el primero en salir del club.

Andrés no dio la talla en Cartaginés, no fue figura en las filas brumosas y era difícil que destacara en la Liga. A media campaña firmaron a Javier Loaiza y fue un jugador de regular hacia abajo. Loaiza no es para destacar en un club grande, en Saprissa pasó con más pena que gloria y aún así los liguistas corrieron a ficharlo.

Lo mismo pasó con Carlos Discua, se esperaba más de él y no pesó.

Alajuelense tiene varios jugadores que no lograron despegar, convertirse en figuras y solo son relleno, pero un club grande no logra títulos cuando en la hora buena esos futbolistas como Ariel Soto, José Salvatierra y Diego Calvo no dan la talla.

Mención aparte merece Jonathan McDonald, quien por su mal comportamiento no debería seguir defendiendo la camisa rojinegra.

Ojalá la dirigencia manuda ponga barbas en remojo y no siga cometiendo los errores de siempre.

Compartir
Artículo anteriorEl Salvador llora muerte de exfutbolista procesado por arreglos
Artículo siguienteCubano Chapman es el nuevo fichaje de los Yanquis

Tiene 20 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad Federada (hoy día Universidad San Judas).
Desde 1996 laboró como periodista deportivo en el periódico Al Día.

Dos años antes inició en deportes de La Nación. Colaboró con el programa ADN Deportes, proyecto radiofónico de Al Día.
Creador del periódico regional Heredia Hoy, producto provincial de La Nación.

En los últimos dos años se desempeñó como editor en deportes de Al Día. Para el periódico Al Día efectuó diversas coberturas deportivas nacionales, así como eventos internacionales como Juegos Deportivos Centroamericanos en 1997 en Honduras. Gira amistosa de la Selección a Corea y Japón en el 2002, Copa Oro del 2003, Copa América 2004 en Colombia y Perú. Mundial Juvenil 2007 en Canadá, Gira amistosa de la Selección a Europa en el 2010 y Copa América del 2011 en Argentina.

Varios partidos eliminatorios de la Selección en diferentes procesos mundialistas en países como: Jamaica, Estados Unidos, Granada, México, Honduras y Guyana.

1 Comentario

  1. Soy hondureño y conozco a Carlos “el Chino” Discua, pero el no puede resolver todo. Alajuelense llegó a la final y él logró en su primer torneo marcar siete goles y dar bastantes asisitencias. No es un armador, es un media punta y la verdad la final se pierde en el estadio Ricardo Saprissa y mas por errores defensivos que ofensivos. Ojalá en sus comentarios no perdiera la objetividad y actuara con base al conocimiento y no al sentimiento.

Dejar una respuesta