Compartir
El saprissista Édgar Marín elude a Roberto Tyrrel, arquero de Alajuelense, durante un clásico de 1972 en el antiguo Estadio Nacional (archivo de José Antonio Pastor).

PREGUNTA: Steve Torres (Nueva York, Estados Unidos).

Soy vocero de la North American Soccer League (NASL), la Segunda División del balompié de Estados Unidos, y le comunico que el delantero Édgar Marín fue el primer costarricense en anotar en una final de esta liga. Me gustaría conocer más de su trayectoria en el fútbol, en Costa Rica y Estados Unidos.

RESPUESTA:

El campeonato nacional de fútbol que se juega en nuestro país, con la edición del Torneo de Verano 2015, tiene un dedicado de lujo, el exjugador saprissista Édgar Ceferino Marín Levi, justo reconocimiento por parte de la Unafut, al tratarse de uno de los grandes extremos derechos de la historia del balompié costarricense de todos los tiempos.

El mayor logro de su carrera se resume en que ostenta el récord nacional como el futbolista con más títulos conquistados en la Primera División de Costa Rica, con 12 cetros con los morados, en las temporadas de 1962, 1964, 1965, 1967, 1968, 1969 y los seis consecutivos, de 1972 a 1977.

“Se convirtió en centro de atención debido a su exquisita técnica. Era un extraordinario delantero, un genio desequilibrante y un torrente de fútbol por la punta derecha. Legó siempre su esfuerzo y contundencia en la red”, escribió el periodista José Antonio Pastor en su obra, El Libro Morado (2010).

Marín era un juvenil en 1963, cuando fue seleccionado por primera vez para el primer Torneo Norceda de Naciones de la Concacaf. Costa Rica lo ganó en forma invicta en El Salvador (archivo Rodrigo Calvo).
Édgar Marín era una promesa juvenil en 1963, cuando fue seleccionado por primera vez para el primer torneo Norceca de Naciones de la Concacaf. Costa Rica lo ganó en forma invicta en El Salvador (archivo Rodrigo Calvo).

Nacido hace 71 años, el 22 de mayo de 1943, en Osa, Puntarenas, el conocido Guita Marín llegó en 1956 a filas del club de sus amores, el Deportivo Saprissa, en la categoría mosquito, y desde entonces ganó todos los campeonatos posibles en las ligas menores del equipo.

Seis años después, con 19 años, debutó en la Primera División ante el Uruguay de Coronado, duelo que ganó el Saprissa con dos goles suyos.

Aparte de los citados 12 títulos en la máxima categoría, Marín alcanzó tres del Torneo de la Fraternidad de Centroamérica (1972, 1973 y 1978), dos en la liga de Estados Unidos (1967 y 1969) y otro centroamericano de la Concacaf (1970).

Su carrera se prolongó durante 17 años, en gran parte con el Saprissa, con el que fue elegido “novato del año” en 1962, según el Círculo de Periodistas y Locutores Deportivos, y aunque no conquistó ningún título de goleo, se transformó en su mejor anotador, con 154 goles, marca con los morados que permaneció intacta hasta que apareció en las filas tibaseñas Evaristo Coronado (hizo 172 dianas).

También militó en el extranjero, en dos clubes de Estados Unidos, el Oakland Clippers y el Kansas City Spurs.

Su exitosa carrera casi la prolonga a Europa, pero su transferencia al fútbol holandés no se concretó, debido a que realizó pruebas fallidas con el PEC de Zwolle y el Go Ahead Eagles, a principios de los años 70.

Del mismo modo, el exatacante recibió ofertas de Alajuelense y clubes de México, que tampoco se cristalizaron.

Édgar Marín (izquierda) en un partido de los Oakland Clippers ante los Toros de Los Ángeles (EE. UU.). Ahí, en los torneos de 1967 y 1968, sumó 46 juegos, 12 goles y tres asistencias. (foto NASL)
Édgar Marín (izquierda) en un encuentro de los Oakland Clippers frente a los Toros de Los Ángeles, en Estados Unidos. Allí, en los campeonatos de 1967 y 1968, sumó 46 juegos, 12 goles y tres asistencias. (foto NASL)

GOLES FAMOSOS.

Un hecho que quedó imborrable en su brillante carrera futbolística fue el pasaje de los dos famosos goles que le convirtió al Santos de Pelé, el primero en 1968, en California, al brasileño Gilmar –mundialista y campeón en las citas de Suecia 1958 y Chile 1962–, y luego en 1972 al argentino Agustín Cejas, en el antiguo Estadio Nacional.

“Si ese gol lo hubiera convertido Pelé, le hubiera dado la vuelta al mundo y se hubiera publicado en los principales diarios”, confesó Cejas esa vez a la prensa tica que lo abordó.

En Selecciones Nacionales también dejó su huella. Jugó con nota sobresaliente en la Selección Juvenil (1960 –rey del istmo– y 1962) y en la Mayor (entre 1963 y 1976).

Su principal logro con la Tricolor fue ganar en forma invicta con sus compañeros el título del primer torneo oficial de selecciones de la Concacaf, el Norceca de Naciones, disputado en 1963, en El Salvador.

Édgar registró cuatro goles y 32 partidos clase A con el “equipo de todos”. Actuó en el Preolímpico de Montreal 1976 y los Premundiales de Inglaterra 1966, México 1970, Alemania 1974 y Argentina 1978.

Se retiró del fútbol nacional e internacional en 1979, cerca de cumplir los 36 años de edad.

Mientras fue legionario en Estados Unidos, Marín se convirtió en 1967 en el primer costarricense en anotar en una final de la North American Soccer League (NASL), la misma liga que recibió entre mediados de los años 70 y principios de los 80 a grandes figuras del fútbol mundial que estaban en el cierre de sus carreras, del calibre del rey Pelé, Franz Beckenbauer, Johan Cruyff, Giorgio Chinaglia, Carlos Alberto, Gerd Müller, Eusebio, Teófilo Cubillas y Roberto Cabañas.

Esto es parte del recorrido de uno de los grandes de nuestro fútbol, el multicampeón Édgar Marín Levi, el dedicado de honor del presente Torneo de Verano 2015.

Édgar Marín (primero, de izquierda a derecha) en 1972, previo al amistoso Saprissa-Santos (1-1). Junto a él, Carlos Solano, el rey 'Pelé' y Fernando ‘Príncipe’ Hernández (archivo Rodrigo Calvo).
Édgar Marín (primero, de izq. a der.) en 1972, previo al amistoso del Saprissa contra el Santos de Brasil (1-1). Junto a él, Carlos Solano, el rey ‘Pelé’ y Fernando ‘Príncipe’ Hernández (archivo Rodrigo Calvo).
Édgar Marín en el estadio Ricardo Saprissa, en enero pasado. A los 71 años, es el dedicado del presente Torneo de Verano 2015 (foto Imágenes en Costa Rica).
Édgar Marín en el estadio Ricardo Saprissa, en enero pasado. A los 71 años, el jugador del Saprissa, con el que ganó 12 trofeos de campeón, es el dedicado del presente Torneo de Verano (foto Imágenes en Costa Rica).
Compartir
Artículo anterior“Los jugadores se sienten como carroña”, dice el técnico del Parma
Artículo siguienteFederer hincó a Djokovic

Tiene 35 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Noticias Monumental, de Radio Monumental (1981-1983), y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (1991-1992). Estuvo ligado al Grupo Nación, primero en la revista “Triunfo” (1983-1991 y 1992-1993), luego en los periódicos “Al Día” (1993-1995) y “La Nación” (1995-2014). Fue designado “Redactor del Año” de “La Nación” en 1997 y obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas” en 1993 (compartido) y 2013. Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional, especializado en datos de selecciones nacionales de fútbol y de los futbolistas costarricenses que juegan en el exterior. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo”, en la que responde consulta de los lectores.

Tiene amplia experiencia en la cobertura de Mundiales de Fútbol en todas las categorías, así como de la Copa América 2011, la Copa de Oro del 2000 y la “Champions League” de la UEFA del 2000. Del 2010 al 2014 fue subeditor de Puro Deporte (“La Nación”), encargado de publicaciones deportivas especiales. Desde 1989 es corresponsal del semanario “France Football” de Francia y, desde 1990, integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania.

A partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football”, para elegir cada año al mejor jugador del mundo.

Dejar una respuesta