Compartir
Mark Geiger el nefasto árbitro gringo que llevó a México a la final.

 

Pedro Beirute, Abogado y Notario Público, Expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol
Pedro Beirute, Abogado y Notario Público, Expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol

     El FBI, pero más que ellos, la INTERPOL, SCOTLAND YARD, EL OIJ Y la POLICIA del mundo entero no sólo deben seguir investigando la corrupción posible de personeros de CONCACAF sino de los árbitros, uno guatemalteco y ahora uno gringo que se inventaron dos penales absurdos y totalmente ilegales.

La supuesta mano de Ramón Torres, caído, con su brazo pegado al cuerpo, EN EL SUELO, jamás fue penal. Eso que vimos es un absoluto robo, estafa, desfalco a la razón y las emociones. Los mismos presentadores mexicanos han quedado absortos. Solo los sinvergüenzas, los corruptos los ladrones, podrían estar de acuerdo con la conducta de este arbitro gringo, ignorante del verdadero futbol soccer. Este arbitrillo no podría soportar jamás una final donde no esté presente el dinero, los dólares, la prepotencia de los capos. Es un descaro, es un relajo, es una vergüenza. Este gringo la pagará caro en el futuro. La justicia divina no puede dejar de castigarlo en algo. Es una profecía. El segundo penal sabíamos que llegaría a como diera lugar. Quizás lo fue. Pero ya no importaba. Podrían venir mil penales más, que el primero fue el del robo. Lo demás es pecata minuta. Sinvergüenzas, repito. Significa no tener vergüenza.

Lo peor es que las mismas leyes futboleras protegen a estos sinvergüenzas porque como se cubren con la misma cobija no existirá investigación alguna.

A estos malos  árbitros deben sacarlos del mundo del futbol. Son nocivos para juego tan perfecto y divino. Desde ahora la investigación policiaca del mundo entero, repito, debe ponerles el ojo a estos dos árbitros para ver si cambian de carro, compran casa nueva, se ve engrosada su cuenta de banco, cambian de modo de vida, se van a vivir lejos pero con buenos fondos en sus cuentas bancarias. Persíganlos, acósenlos, y que no me vengan diciendo que así es el futbol, que debe tener emociones llegadas al límite de morir. Que eso es lo bonito, la confrontación, la duda. Solo los seguidores de Alí Babá pueden pensar así.

Así como se han visto obligados a implementar la tecnología en la línea de gol, cuando hay duda si la pelota entró o no, tendrán que cambiar igualmente las reglas del futbol para que en jugadas de evidente duda deban ser reprisadas y ser anuladas. Eso es lo justo, lo lógico, lo moral, lo razonable, lo prudente.

Porque son estos dos árbitros, el guatemalteco y el gringo los que causan un daño enorme al 99% de los árbitros buenos, decentes, conocedores de las reglas.

Hoy y ahora es el momento de que se levanten las voces del futbol. Así se hacen las revoluciones pacíficas. Véanle la cara a este imberbe árbitro gringo. Véanle la cara de…al árbitro guatemalteco. Por sus caras los conoceréis.

Hoy y ahora CONCACAF que ha sido la promotora del mayor drama de corrupción del futbol mundial, por dinero, por amaños, por prebendas de lo que muy pocos se salvarán, debe enarbolar la bandera de la decencia, del pundonor deportivo, de la calidad humana, y a partir de ¡ya! gestionar los cambios necesarios en los reglas del futbol para que este tipo de jugadas puedan ser revisadas, vistas de nuevo, analizadas  con decencia y ser anuladas de ser el caso.

Así Blater y sus secuaces, (no todos desde luego) no podrán supuestamente comprar sedes para mundiales. Claro, al final de cuentas todo son dólares, todo es dinero, todo es poderío económico. Qué sería de una final Jamaica-Panamá? Sin México, sin los miles de mexicanos, unos absurdamente fanáticos y otros decentes que se fueron del  estadio? No valdría de nada. No habría dinero sucio.

Vean muchas veces la repetición del partido, tanto de Costa Rica como el de Panamá. Y vean las caras de esos árbitros sinvergüenzas. Eso, no tuvieron vergüenza de quedarle mal al montón de mexicanos, muchos de los cuales se fueron del estadio. Había que quedarle bien a Alí Babá, el Europeo y sus más de mil ladrones. ¡Que así sea¡

Compartir
Artículo anteriorPanameños llaman “ladrones corruptos” a la Concacaf
Artículo siguiente‘Piojo’ Herrera: “no fue penal, ni merecimos ganar”
Pedro Beirute, Abogado y Notario Público, Expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol (1998) Ligado desde 1975 a la Federación a través del antiguo Tribunal de Penas, Comisión Disciplinaria a la fecha. Conductor y productor del programa televiso El Abogado en su Casa. Especialista en Derecho de Familia.

Dejar una respuesta